“Si el Congreso hunde la reforma política, en diciembre lo cerrarán”.

“Si el Congreso hunde la reforma política, en diciembre lo cerrarán”.

El próximo 14 de septiembre la senadora Claudia López sabrá si continúa o no con su carrera por la Presidencia. Ese día se realizará el Congreso Nacional del Partido Alianza Verde y revelarán los resultados de una encuesta, que ya se está haciendo, entre ella y Antonio Navarro, que definirá el candidato único de la colectividad, para que puje en la coalición con Sergio Fajardo y Jorge Robledo.

Un grupo de compromisarios, dos por cada precandidato, llevan varias semanas buscando la fórmula para que quede uno solo y también construyendo un programa conjunto.

En diálogo, López afirmó que no tiene ningún plan b, que su meta es ser la primera mujer presidenta de Colombia y que, pase lo que pase, no buscará la reelección en el Senado.

¿Ve posible que Humberto de la Calle entre a la coalición que están proponiendo?

“Tengo por Humberto un gran respeto. Fue quien desarmó la guerrilla más grande del continente. Su hoja de vida está llena de logros, pero la coalición de la que hemos venido hablando es con Fajardo y Robledo. Le deseo suerte”.

¿Cree que ya se le acabó la gasolina al Congreso para la implementación del Acuerdo? La reforma política está embolatada…

“Tanto la política, como la justicia, están metidas en la peor crisis de corrupción que haya existido. Es importante que quienes tenemos algún liderazgo, presionemos para que el Congreso, de aquí a diciembre, saque adelante la reforma política. Los partidos no pueden resistirse a que los modernicen; no pueden seguir atrincherados bloqueando el crecimiento de nuevas alternativas políticas. Si no se saca adelante la reforma el Congreso será cerrado, como ocurrió en 1989, para dar paso a una constituyente, que uno sabe dónde empieza, pero no donde termina”.

¿Cambio Radical está torpedeando el avance de la reforma política?

“Es evidente. El presidente de la Cámara, Rodrigo Lara, y Cambio Radical la están torpedeando. Dilataron el inicio del debate. Hoy no tenemos avances porque los señoritos la tienen bloqueada con chantajes desde el comienzo”.

¿Qué sería lo más importante en un próximo intento de reforma a la justicia?

“Se debe incorporar la creación de un gobierno judicial independiente. El Congreso aprobó, de manera ciega, la propuesta de la Corte Constitucional de que la rama judicial es intocable, y aquí estamos pagando las consecuencias. Cuando una rama tiene mucho poder, y se declara intocable, sin vigilancia; se corrompe. No podemos dejar la justicia a la deriva en un mar de corrupción infinita. Colombia necesita una rama legislativa creíble y una rama judicial independiente y legítima. Esas son las cosas que podemos sacar adelante”.

¿Qué sabe de las firmas que presentó para convocar el referendo anticorrupción? ¿Cuándo le dan respuesta?

“La Registraduría tiene plazo hasta finales de septiembre. Nos han informado que por la cantidad de firmas se van a tomar el plazo completo en el proceso de certificación. Si la sacamos adelante, junto con la reforma política, le cumpliremos al país en un momento difícil, en el que se esperan soluciones y no un espectáculo”.

¿No la indigna que en su propio partido haya escándalos de corrupción, como el ocurrido en Cartagena?

“Obviamente que me molesta y que me indigna. Por eso de inmediato expulsamos a esa concejal. Es un hecho vergonzoso y doloroso, pero no nos escondemos, hemos puesto la cara, asumido las responsabilidades y prestado todo el apoyo a la justicia”.

¿Por qué cree que Germán Vargas se irá por firmas?

“Es un acto de cinismo, que además viola la ley. Uno no puede pertenecer a un partido y a su vez tener firmas. El señor Vargas tiene una colectividad, que entre otras cosas, es como un concierto para delinquir con personería jurídica. Es el partido con mayor gente investigada por corrupción, con el mayor número de parapolíticos condenados”.

Usted asistió al Congreso de la UP, donde compartió la mesa con un miembro del secretariado de las Farc. ¿Por qué no fue a la convención de las Farc?

“No tengo nada que ver con las Farc, ni tengo la menor intención de hacer política con ellos. Llevamos 20 años en función de qué hacer con ellos y esta va a ser la primera elección presidencial en la que los temas son otros: la inequidad, el empleo y la corrupción. Me alegra que dejen de echar bala y pasen a echar lengua”

Con el inventario de bienes, ¿a quién le cree: a las Farc o al fiscal general?

“Creo que el fiscal, en vez de hacer show mediático, lo que tiene es que publicar ese tal listado que dice que tiene. No lo ha hecho. Le pido, por respeto a las víctimas, que esto no es para hacer show ni para tratar de desviar las atención”.

¿Por qué si estamos en paz se reduce la inversión en cultura, ciencia y deporte?

“Eso no tiene nada que ver con las Farc, ni con su desmovilización. Estamos en una crisis económica por la dependencia del crudo. Mientras el precio del petróleo subió, ellos se comportaron como borrachos, gastaron a lo loco con todos los amigos”.

¿Cuál es su propuesta para enderezar el camino de la economía?

“Ahora lo que tenemos que hacer es no depender de un recurso, porque no tenemos petróleo y su precio no lo controlamos. Necesitamos una economía de mercado moderna y no rentista. Si queremos cambios tenemos que salir de Uribe y de Santos”.

¿Usted es de izquierda o de derecha?

“Algunos medios quieren estigmatizar a la izquierda. En este país cualquiera que se haya opuesto al paramilitarismo o a la corrupción, como yo, lo marcan como de izquierda. Tengo una visión de la política de centro izquierda, de la social democracia europea, porque creo en una democracia liberal, con instituciones y poder ciudadano fuerte, en una economía de mercado con propiedad privada y pujante, pero con énfasis desde el Estado en construir igualdad y equidad”.

¿Y cuál es la diferencia entre esa centro-izquierda que usted representa y la izquierda de Gustavo Petro y Piedad Córdoba?

“Gustavo y Piedad aún defienden a Venezuela como una sociedad democrática, cuando es una dictadura pura y dura. Creen que el Estado va a hacer todo lo del sector privado, y yo creo que no”.

Las ministras Gina Parody y Cecilia Álvarez no han respondido a dos llamados que les ha hecho la Fiscalía, ¿algún comentario?

“Es inaceptable, es una burla a la justicia. Exijo, como colombiana, que vengan y pongan la cara. El que nada debe, nada teme”.

FUENTE EL COLOMBIANO.