La bancarización en Colombia aún está en pañales.

La bancarización en Colombia aún está en pañales.

En Colombia, cinco de cada diez ciudadanos tienen un producto financiero formal como cuentas de ahorro o corriente y tarjetas de crédito. Es decir de 49,6 millones de ciudadanos, apenas 26,6 millones están insertos en la economía a través de la banca.

Así lo aseguró el informe, a septiembre de 2017, de la Banca de Oportunidades, liderado por el Estado para promover la inclusión financiera en el país.

“Es un poderoso instrumento de movilidad social, toda vez que los individuos pueden suavizar sus consumos, afrontar de mejor manera los choques y anticipar su bienestar redistribuyendo temporalmente sus compras”, explicó el vicepresidente de la Asociación Bancaria de Colombia (Asobancaria), Jonathan Malagón, sobre la importancia de la bancarización.

“En la medida en que los individuos revelan información sobre sus hábitos transaccionales, es mucho más fácil incluirlos posteriormente en un crédito, pues la historia financiera es uno de los principales insumos para la bancarización”, apuntó.

Es la “vacuna” contra el flagelo del llamado gota a gota, como se le conoce a los créditos que se transan usualmente en el mercado informal entre vecinos o familiares a tasas de interés muy elevadas.

El economista y jefe del pregrado en Finanzas y docente investigador del Departamento de Economía de la Eafit, Raúl Armando Cardona, también coincidió con esos puntos y agregó que adquirir créditos y referencias financieras son otros beneficios que las personas obtienen por formar parte del sistema bancario.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Para Cardona, las desventajas de estar bancarizado radican principalmente en los costos financieros que cobran los bancos cada vez que se realizan ciertas operaciones.

Otro perjuicio tiene que ver con la seguridad de los datos y los recursos: “Debemos estar atentos a la información que nos suministre la entidad de nuestro saldo y movimientos”, sustentó Cardona quién además advirtió sobre la corrupción que puede existir y de la que algunos empleados bancarios obtienen provecho para generar fraude (…) pese a que los bancos tienen sus políticas de ética. Pero desafortunadamente tenemos el factor humano en el que siempre hay fallas”, dijo el experto.

Escenario en el mundo

Luego de conocer el contexto nacional sobre este tema surge la siguiente pregunta: ¿Cómo está Colombia con respecto a otros países? Pues la situación no es nada alentadora. De una lista de 26 ocupa el lugar 23, según el índice de Política e Institucionalidad del Foro Económico Mundial, que se elaboró en enero de 2017 y se divulgó en Davos a principios de 2018.

Si observamos el renglón de acceso a productos bancarios como cuentas de ahorro, corriente y cuentas ahorro para vivienda, el Foro Económico Mundial lanza al fondo al país y lo ubica en el puesto 25 de 26. Su evaluación está basada en la poca participación (23 %) que tuvo la población de bajos ingresos para acceder a productos de la banca.

Contradictoriamente, esa población parece hacer uso más intenso de algunos productos financieros, lo cual le dio mejor puntaje a Colombia (15/26).

Otros elementos financieros por los cuales Colombia salió mal evaluada fueron los costos de acceso (19/26), en el que pesó el impuesto del 4×1.000; y la falta de equidad de género (24/26), en el que los micro-créditos dirigidos a mujeres no tienen buen registro.

¿Quién usa la banca hoy?

Si usted está entre los 18 y 30 años y tiene un producto financiero formal, seguramente utilizará con menos regularidad (87,8 %) , que quienes se encuentran entre 31 y 40 años (90,1 %). La Banca de Oportunidades estima que en el primer grupo hay 6.502.077 ciudadanos y en el segundo 6.202.344.

Tener una cuenta de ahorros es lo más común entre los que ingresan al sistema bancario, el mismo informe señala que al menos 24,7 millones de personas usan este tipo de producto, lo que agrupa 73,5 % de la población adulta. A esta preferencia le sigue la tarjeta de crédito, con 9,2 millones y el crédito de consumo, con 7,9 millones.

Esto se explica porque “los primeros pasos en la inclusión financiera suelen ser los productos que hacen parte del pasivo de los bancos (es decir, aquellos por los que la entidad debe pagar intereses al usuario), siendo las cuentas de ahorro las mejores exponentes”, detalló el vicepresidente de la Asobancaria, Jonathan Malagón.

Retos por delante

Para la Banca de las Oportunidades, el mayor desafío que tiene el gremio es “estimular el uso y acceso de servicios financieros en el sector rural, especialmente, en aquellas zonas en donde las barreras geográficas impiden llegar de una manera efectiva con productos bancarios, siendo la tecnología uno de los aliados”.

En ese aspecto coincidió Mauricio Múnera, director de Inclusión Financiera de Bancolombia, la entidad líder en número de clientes en Colombia. “Aunque en términos de cobertura de municipios es posible decir que un alto porcentaje ya cuenta con conectividad a redes e Internet en sitios públicos, aún existe un número importante de colombianos que no dispone con conexión desde sus dispositivos móviles, casas o en sitios de trabajo debido a que la señal de algunas empresas de telefonía todavía no cubre toda la geografía colombiana”, explicó.

Por su parte, César Serrato, gerente de División Producto y Marketing del Banco Falabella, resaltó que aumentar la inclusión financiera en Colombia es un trabajo que involucra a todo el sector bancario nacional. “Lograr que los colombianos transiten por voluntad y convicción hacia el sistema financiero requiere que las entidades demostremos que allí encontrarán ganancias y valores agregados tangibles”, subrayó.

Atrévase

Escoger un producto financiero acorde con las necesidades y los gustos puede ser complejo y hasta abrumador, pero los rendimientos y los múltiples beneficios que ofrecen las entidades bancarias con sus diversos productos y servicios deben ser la mayor motivación para unirse al mundo de la banca y dejar de guardar los pesos debajo del colchón.

Para hacer más sencilla la toma de decisiones, la Asonbancaria y sus entidades financieras agremiadas, lanzaron en 2015 el portal www.yodecidomibanco.comcon el objetivo de poner a disposición de los consumidores los diferentes productos financieros que tiene el sistema bancario del país (ver Paréntesis).

El portal brinda información detallada de más de 1.600 productos masivos de ahorro, inversión y crédito ofrecidos por las entidades bancarias en Colombia, entre ellos: cuentas de ahorro, tarjetas de crédito, créditos hipotecarios, depósitos electrónicos, créditos de vehículos y moto, crédito educativo y microcrédito.

Finalmente, el consejo es que “Solo debe elegir el tipo de producto que le interesa, indicar el lugar del país en el que se encuentra, sus preferencias con respecto al producto que deseas consultar e inmediatamente la plataforma le mostrará los resultados de su búsqueda, así como lo que necesita para poder solicitar su producto”, indica la página web .

FUENTE EL COLOMBIANO