Acta de Acuerdos Por la defensa de la vida y la paz, rompamos la indiferencia con un grito solidario

Acta de Acuerdos Por la defensa de la vida y la paz, rompamos la indiferencia con un grito solidario

Por iniciativa del Colectivo Defendamos La Paz- DLP, constituida por los más amplios sectores políticos, sociales, gremiales, sindicales, académicos y de la sociedad colombiana, se ha convocado a toda la población a movilizarse el día 26 de julio en contra del asesinato de líderes y lideresas sociales, que a diario viene sucediendo en toda la geografía nacional ante la mirada impávida del Gobierno Nacional. La imagen que dio la vuelta al país y al mundo entero del cuerpo de María del Pilar Hurtado, asesinada el pasado 21 de junio, en Tierralta, Córdoba, junto a los gritos desgarradores de uno de sus pequeños hijos debe movilizar a todos los compatriotas para que pare esta racha de hechos que transgrede todos los principios de la civilidad en cualquier parte del mundo. Es inaudito que además de las penurias causadas al pueblo colombiano con las medidas económicas apabullantes del presidente Duque, su posición contra la Paz y su política laboral contra los trabajadores, tengamos que soportar que se nos prive del derecho a la vida por el simple hecho de discrepar de uno o muchos de los aconteceres de la cotidianidad nacional.

Ad portas de cumplir tres años de firmados los Acuerdos de Paz en La Habana, el panorama de su aplicación e implementación es realmente preocupante. El objetivo final de solucionar problemas esenciales de la sociedad colombiana, como la restitución de tierras, la sustitución de cultivos, la participación política de las víctimas, entre otros, se ha visto truncado en medio de una campaña de estigmatización, persecución, amenazas y asesinatos que buscan imponer el discurso de la guerra y debilitar los cambios democráticos que posibiliten la construcción de la paz y el desarrollo nacional.

En Colombia, según el Instituto para el Desarrollo y la Paz -INDEPAZ-, desde el 2016 hasta el 20 de mayo del 2019 han sido asesinados 702 líderes sociales y defensores de Derechos Humanos; así como, 135 exguerrilleros de las FARC en proceso de reincorporación.

Para el movimiento sindical, desde la firma del Acuerdo de Paz, se han registrado al menos 489 violaciones a la vida, la libertad y la integridad contra sindicalistas, entre ellas, 66 homicidios. En el caso de maestros, el número de amenazados en los territorios va en aumento, sin que existan verdaderas garantías tanto para el ejercicio de su labor docente como para el de la libertad sindical.

La siguiente representación iconográfica nos revela la violencia antisindical ejercida para callar las voces de resistencia, siendo la CUT la Central que más ha sido afectada; y, en ésta, los maestros agrupados en FECODE han puesto una gran cuota de sangre.

Situación particular viven hoy los maestros que hacen presencia hasta en la última vereda del territorio nacional. Con este panorama no es fácil desarrollar la labor docente, porque se vuelve un riesgo permanente ejercerla, allí donde confluyen los conflictos con diferentes actores armados. A esto se le suma la campaña gubernamental de estigmatización contra el magisterio y su organización sindical, FECODE, por su papel de defensa del derecho a la educación pública, los derechos del magisterio y su compromiso con lograr que la Escuela sea un Territorio de Paz.

El Gobierno Nacional debe garantizar que paren ya las persecuciones, las amenazas y los asesinatos contra líderes y lideresas sociales, sindicales y populares; se respeten, cumplan e implementen los acuerdos pactados en La Habana y se reinstalen a la mayor brevedad posible los diálogos y los procesos de negociación con el ELN y demás actores armados.

Tanto para la CUT como para FECODE, consideramos y reconocemos la Paz como un derecho fundamental de todos los colombianos; trabajamos por su construcción desde la escuela y todos los escenarios sindicales y sociales. Hay razones para sumarnos al Grito del 26 de julio; participar en el mismo se convierte en una necesidad de movilización nacional de los trabajadores, maestros, estudiantes, comunidades en general, rechazando el asesinato de líderes y lideresas sociales en nuestro país. Emplacemos públicamente al Gobierno a generar mecanismos de amparo, protección a la vida, integridad física y a que termine el régimen de violencia y de terror que comienza a instaurarse nuevamente. Los maestros y los trabajadores de toda Colombia confluiremos en las calles y las plazas para defender el derecho a la vida y por la paz de nuestro país.

FUENTE FECODE