Nov 5, 2015

Enviado por

Una receta que necesita el desarrollo de Antioquia

Una receta que necesita el desarrollo de Antioquia

Como si fuera para hacer una torta, hoy Antioquia requiere de unos ingredientes básicos, iniciales, para tener la receta que, si bien nunca estará completa, sí asegure que en los próximos años el departamento recorra una sola senda por donde pasen simultáneamente crecimiento económico, equidad y desarrollo sostenible.

Por eso este diario consultó ayer diversos puntos de vista entre empresarios, académicos y dirigentes gremiales convocados por el foro con que la fundación Proantioquia celebró sus 40 años, en Eafit, y recordó la necesidad de construir acuerdos por el desarrollo de Medellín y Antioquia.

Siendo escuetos, la receta recogida contiene ingredientes indispensables, pero difíciles de priorizar, con responsabilidades tanto en los próximos gobernantes, como en empresariado y organizaciones sociales.

Cinco elementos iniciales

Uno de ellos es el capital humano, en el sentido de formar las capacidades que permiten asegurar una mayor productividad y mejores niveles de ingreso de la población. Y esto tiene que ver con una formación técnica y tecnológica muy fuerte en los territorios, ligada a apuestas productivas.

Otro ingrediente, presente en varias de las respuestas, apuesta a la necesidad de que se mantenga a toda costa el trabajo conjunto entre Municipio de Medellín y Gobernación de Antioquia como agentes de desarrollo, en una cooperación adecuada con el sector privado, basada en la confianza y la transparencia.

“Pretender volver a que cada uno (de los gobernantes) trabaje por su lado es muy desesperanzador. Independiente de ideas y partidos políticos, los antioqueños están esperando que trabajen juntos”, comentó Rafael Aubad, presidente de Proantioquia, en clara referencia a los gobernantes electos de Medellín y de Antioquia.

De igual manera, el tema de infraestructura vuelve a emerger, pero ya no desde el calvario que ha sido por años, sino por las oportunidades en clave de exportaciones, generación de empleo y mayor crecimiento de la producción. Ya megraproyectos no están solo en el papel, como las Autopistas de la Prosperidad, la recuperación de navegabilidad del río Magdalena y el puerto en Urabá (ver recuadros).

“Es tener una salida autónoma al mar, pero no solo es mirar a Urabá desde Medellín, sino desde lo que representa para Colombia, así como una intercomunicación vial que no es solo para Antioquia, es conectada al país”, agrega el rector de Eafit, Juan Luis Mejía.

Un cuarto ingrediente recurrente en las respuestas es una apuesta público-privada decidida por propiciar unas mejores condiciones para la primera infancia.

“Se trata de poner a los niños en primer lugar, en darles las condiciones para educarse contacto con la naturaleza, para que descubra las ciencias y al tiempo tenga herramientas para transformar sus entornos sociales”, explica Juan Sebastián Betancur, expresidente de Proantioquia.

Asumiendo las consecuencias de un desarrollo tan dispar entre las nueve subregiones, también debe ser prioridad cerrar brechas, ganar equidad territorial: proveer bienes públicos de salud, educación, vivienda y seguridad en aquellas subregiones más deprimidas. Y ya están dadas las fórmulas para que el sector privado pueda acelerar la intervención de los gobiernos territoriales.

“Es importante que la equidad territorial parta de una educación asociada a innovación, pues si las personas reciben las mismas oportunidades en todas partes, es más propicio el desarrollo”, afirma el empresario Ricardo Sierra Moreno.

Y de manera más dispersa emergen en clave del desarrollo del departamento un particular cuidado por su medio ambiente. Esto se expresa en protección real de la riqueza hídrica de la región, unos claros límites y condiciones a la actividad minera y fortalecer autoridades del sector para preservar el patrimonio natural del departamento.

FUENTE EL COLOMBIANO

Se ha cerrado los comentarios

Share This