UN ENERO LENTO PARA INDUSTRIA

UN ENERO LENTO PARA INDUSTRIA

Tras diez meses de subidas, las peticiones de productos en punto de fábrica bajaron, de acuerdo con el Purchasing Managers’ Index (PMI), de Davivienda, producto de 350 encuestas aplicadas al sector industrial entre el 11 y el 23 de enero de este año.

Quienes respondieron el llamado del grupo de investigaciones vincularon el resultado a “la debilidad de la demanda subyacente y los inventarios sin vender en manos de los clientes”.

El indicador, hace parte de otros cuatro que pondera el PMI, según explicó Andrés Langebaek, director ejecutivo de Estudios Económicos del Grupo Bolívar, de Davivienda: producción (25 %), empleo (20 %), plazos de entrega de proveedores (15 %) e inventarios de insumos (10 %).

En general, el índice muestra dificultades de la industria, si se tiene en cuenta que “la cifra principal cayó por sexto mes consecutivo desde 51,5 puntos en diciembre, hasta 48,5 a comienzos de 2019”, se asegura en el análisis.

Langebaek aclaró que este reflejo elimina los efectos estacionales lo que sin duda muestra un deterioro de las condiciones del sector.

Además, los empresarios redujeron sus niveles de producción en enero, sus gastos (que se hicieron evidentes en los volúmenes de compra), así como una disminución en las existencias de materias primas y productos intermedios.

Para Ramón Javier Mesa, miembro del Grupo de Investigación Aplicada de la Universidad de Antioquia, estos resultados se sienten por el “estancamiento del PIB de Colombia y la falta de un motor de expansión económica diferente al del sector de hidrocarburos”.

Esto, según Mesa, impide “un incremento significativo de la producción industria medida a través de la gestión de compras”.

Estos resultados son la muestra del porqué “muchos almacenes venden con rebajas y descuentos en estas fechas, para poder salir de inventarios, lo que implica que no hay una producción nueva”, agregó Raúl Ávila, profesor de Economía de la Universidad Nacional.

Langebaek dijo que este no es un comportamiento único, sino más bien es muestra de una situación internacional que se está agravando, o así se muestra en el PMI de los últimos tres o cuatro meses en Alemania, Zona Euro, Japón, China; así como en los otros dos países de América Latina en los que se evalúa el indicador: Brasil y México, que además tienen situaciones políticas que ralentizan la economía (ver Paréntesis).

Mal enero, buen 2019

Pese a los bajos resultados del primer mes del año, Langebaek asegura que aún es muy temprano para medirle la temperatura al sector industrial para todo este año.

De hecho, cuando se les preguntó a los empresarios, el optimismo se fortaleció. “La confianza empresarial se ve respaldada por el lanzamiento previsto de productos, las iniciativas de mercadeo, las inversiones y los pronósticos de mejora del entorno económico”, señaló el estudio. Lo que implicó su nivel máximo en los últimos cuatro meses.

Ávila está de acuerdo con este planteamiento: “Generalmente los meses de enero y febrero bajan en ventas y producción, pero eso recupera ritmo en los meses subsiguientes”.

La expectativa es que el incremento promedio en el sector industria sea de 2 % para este año y las ventas comercio cerca al 3 %, de acuerdo con el profesor de la Universidad Nacional.

Según estimaciones del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, este año, el Producto Interno Bruto (PIB) subirá 3,6 % fortalecido por los cambios de la Ley de Financiamiento y que tiene como antesala un crecimiento de 2,6 % en 2018 .

FUENTE EL COLOMBIANO

Share This