Ene 21, 2015

Enviado por

Un 86 por ciento de las llamadas al 123 son fallidas

Aunque la línea 123 está diseñada para auxiliar a la ciudadanía en emergencias, convivencia ciudadana y casos de inseguridad el número de llamadas fallidas sigue siendo muy alto según estadísticas de la Secretaría de Seguridad de Medellín.

Los datos consolidados hasta noviembre de 2014 (los de diciembre de 2014 aún los están procesando por cambio de los sistemas) indican que un 55 por ciento fueron llamadas que se cortaron, 13 por ciento de niños jugando, un uno por ciento no cultas, 13 por ciento bromistas y cinco por ciento de consultas.

En total, de las cerca de 45 mil llamadas al día que entraron al sistema, el 14 por ciento fueron para denunciar casos delictivos o emergencias.

En 2013, las llamadas fallidas estaban en el 70 por ciento.

“Nos van a reventar”

El vicealcalde de Seguridad de Medellín, Luis Fernando Suárez, informó que el sistema pasó desde octubre de recibir 33 mil a 45 mil llamadas diarias, pero de cada 100 comunicaciones un 85 por ciento fueron tomaduras de pelo.

“Tal vez hubo personas a las que no les alcanzamos a contestar, porque hay horas pico, pero se está trabajando para tener libres esas líneas, las que disponen hasta de 18 operadores y poderlos atender a todos”, dijo.

“Pero las llamadas fallidas nos están reventando: por ejemplo, hay gente que solicita números telefónicos, que es menester del 113 o personas que averiguan por direcciones”, se lamentó.

“Vamos a trabajar duro en este aspecto y si logramos bajar estas llamadas fallidas en 2015 a un 30 por ciento nos vamos a sentir satisfechos”, comentó.

El gerente de la Empresa de Seguridad Urbana, que maneja la línea, Ricardo Salgado destacó que en 2014 el 123 tuvo importantes avances tecnológicos y actualizaciones de los sistemas.

Indicó que se adquirió un software nuevo muy moderno y actualizado que permitió agilizar los procesos, obtener una mayor información y se cambió la planta telefónica, para darle más capacidad de respuesta a los ciudadanos.

Uno de los temores que la comunidad tiene para llamar a la línea es la confidencialidad, lo cual, según investigadores en el tema de seguridad indican que impide que se denuncien hechos graves y delicados que afectan la sociedad.

Ante este interrogante, Salgado respondió que la gente no debe tener desconfianza, ya que se han generado unos métodos de control que permiten que quien haga la llamada esté informado de quién le está contestando.

Además, continuó el funcionario, existen herramientas tecnológicas que permiten grabarlas y someterlas a control, por lo tanto la ciudadanía puede estar tranquila de la confidencialidad que tiene la plataforma.

Agregó que también es necesario que se conozca el sistema en forma, porque no es solo una llamada a una línea telefónica. “Esa llamada es solo uno de los componentes y, por eso, se le llama sistema y en la medida en que la persona se está comunicando sus informaciones llegan a los organismos competentes como la Fiscalía, investigadores del CTI, el Tránsito, la Policía, la Sijín y cada una de las secretarías que hacen parte del sistema.

El director Seccional de Fiscalías de Medellín, Germán Darío Giraldo, aseveró que la línea 123 y las cámaras de vigilancia han sido herramientas fundamentales que hicieron de Medellín la ciudad donde en 2014 más se redujo la criminalidad.

Allí, dijo, la información nunca se filtra, debido a que al denunciante ni siquiera se le pregunta el nombre.

Precisó Giraldo que cuando la denuncia llega, de inmediato no se ordena un allanamiento, porque la ley no lo permite, pero sí se inicia una investigación por parte de la Sala de Análisis Criminal, donde se determina si se inician las pesquisas, pero es el fiscal quien decide una captura o el registro en determinado lugar.

Entonces en esta sala se hacen actos de verificación y como estos actos son secretos, allí se analizan los hechos para actuar en derecho.

Mujeres

Desde febrero de 2013 al sistema se le incorporó el 123 Mujer. Esta línea es operada por la Secretaría de las Mujeres y en el módulo permanecen abogados y psicólogos que resuelven las situaciones que se plantean en la violencia basada en el género.

La secretaria de esa dependencia, Paula Andrea Tamayo, manifestó que entre el 23 de enero al 23 de diciembre de 2014 recibieron 2.723 llamadas, de las cuales 1.286 fueron efectivas.

Estas mujeres que buscaban ayuda recibieron atención sicológica, jurídica y se les hizo un acompañamiento en los hechos en los que se verificó que había un alto riego por violencia contra ellas y fueron llevadas al hogar de acogida.

Como dato curioso de estas 2.356 llamadas, 70 las hicieron hombres que solicitaban protección para una mujer en peligro.

En el caso de emergencias por incendios, catástrofes, accidentes y otras, los bomberos y el Departamento Administrativo para la gestión y atención de Desastres, Dagrd, tiene una respuesta en siete minutos gracias a este sistema.

Su director, Carlos Gil, explicó que cuando una llamada entra al 123 para un caso de emergencia, lo recibe la Policía, que analiza el caso y lo pasa al módulo de bomberos o de vistas para inspección por riesgos.

En módulo del Dagrd en el 123 siguió contando Gil, hay un ingeniero coordinador y un grupo de técnicos que tienen conocimiento de todas las direcciones de la ciudad y saben cómo y dónde funcionan las estaciones de bomberos lo que hace más oportuna la respuesta.

Se ha cerrado los comentarios

Share This