Jul 3, 2014

Enviado por

Sarkozy reaparece y dice ser víctima

El expresidente francés Nicolas Sarkozy está “profundamente sorprendido” por su imputación por corrupción activa, tráfico de influencias y encubrimiento de la violación del secreto profesional, y aseguró que esos cargos, “grotescos” responden a una instrumentalización de la Justicia.

Con traje y corbata negra y el gesto serio, el político conservador abandonó su silencio ayer y, en la primera entrevista que concede desde su salida del Elíseo, subrayó que el trato recibido parte de una voluntad de humillarle, impresionarle y difamarle.

En una intervención difundida de forma simultánea en la cadena “BFM TV” y en la emisora “Europe 1”, quien fuera presidente de Francia entre 2007 y 2012 quiso dejar claro que “jamás” ha cometido un acto contrario al Estado de Derecho y a los principios republicanos, y que, por tanto, no tiene nada que reprocharse.

“Digo a quienes nos escuchan o nos ven que jamás he traicionado su confianza”, afirmó Sarkozy, que ayer se convirtió en el primer exmandatario obligado a declarar en calidad de detenido.

La Justicia quiere determinar en este caso si creó junto a su abogado, también imputado, una red de informadores que les mantenía al tanto de la evolución de los procesos judiciales que le amenazan.

La decisión de colocarle bajo escucha, medida a través de las cuales los magistrados sospecharon de las filtraciones, se produjo dentro de la información judicial abierta sobre las acusaciones, no confirmadas hasta la fecha, de que el depuesto dictador libio Muamar el Gadafifinanció parte de la campaña que le llevó al Elíseo.

Se ha cerrado los comentarios

Share This