Salida de Mora genera malestar

Salida de Mora genera malestar

La renuncia de tres generales retirados que asesoraban al general Jorge Enrique Mora Rangel evidencia el malestar entre un sector de las Fuerzas Militares por la ausencia del hombre al que las tropas, que enfrentan a la guerrilla en el campo de batalla, ven como su representante en la mesa de negociaciones.

Los intentos del presidente Juan Manuel Santos de minimizar el impacto de la salida parcial de los diálogos en La Habana del único militar dentro del equipo de negociadores plenipotenciarios, así como del general (r) Óscar Naranjo, encontraron contrapeso en los argumentos de los militares al hacer pública su inconformidad en un momento crucial de los diálogos.

El vicealmirante Luis Carlos Jaramillo Peña, de la Armada; el mayor general del Ejército, Víctor Julio Álvarez y el mayor general Ricardo Rubianogroot, de la Fuerza Aérea Colombiana, renunciaron a asesorar al Comando Estratégico de Transición del Ministerio de Defensa, justo en el ciclo 34 de conversaciones con las Farc.

Esta ronda ha sido anunciada como crucial e incluso “histórica” por la presencia de un grupo de militares activos para abordar temas sensibles como víctimas, dejación de armas, cese el fuego y desmovilización de la guerrilla, entre otros relacionados con el fin del conflicto.

En carta al presidente Juan Manuel Santos, los tres militares en retiro enfatizan que “si estamos en La Habana es consecuencia del permanente accionar y sacrificio de la Fuerza Pública”. A continuación dicen que “fue desconcertante saber que el general Mora tendría en el territorio nacional otras funciones que lo separarían de la mesa de La Habana, tales como visitar unidades militares para explicar la evolución de las negociaciones”.

Y cuestionan que se separa al general Mora “cuando está por discutirse el punto crucial del fin del conflicto”.

Distintas reacciones

Los tres generales eran un enlace entre los oficiales de la reserva, el general Mora y el Ministerio de Defensa y aportaban ideas a los temas militares de la negociación.

Para el coronel retirado del Ejército y analista en seguridad y defensa, Luis Villamarín, quien asistió a una de las reuniones con ellos, “esa renuncia demuestra el descontento porque ahora el estamento militar siente que se negocia sin su representante natural”.

Agrega que “uno habla con los soldados profesionales o los oficiales que dirigen las tropas y aunque el presidente Santos lo niegue si hay desconcierto, más ahora cuando el mensaje es que sigan a la ofensiva, pero suspende los bombardeos, propone que guerrilleros sean policías o que se haga desminado, pero no en las zonas de la guerrilla”.

Las críticas no se hicieron esperar por parte de contradictores del Gobierno como el senador del Centro Democrático, Alfredo Rangel: “Confirmado. El general Mora fue excluido de la mesa de negociación cuando se van a discutir temas militares. Otra concesión de Santos a Farc”.

A juicio del politólogo Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento sobre el Proceso de Paz de la Universidad Nacional, “se exagera la decisión del Gobierno de rotar al general Mora, como antes se hizo con otros negociadores”. Y considera que los militares que integran la subcomisión del conflicto garantizan la representación de las Fuerzas Militares.

Share This