Abr 6, 2015

Enviado por

Precios de los alimentos suben 8,47% en Medellín

Precios de los alimentos suben 8,47% en Medellín

El kilo de papa que costó en promedio 955 pesos en el primer trimestre del 2014, alcanzó el pasado martes cotizaciones de hasta 1.900 pesos en la Central Mayorista de Antioquia (CMA), lo que evidencia cómo en el último año los precios de los alimentos están ubicando a Medellín como la séptima ciudad más costosas del país, con niveles del Índice de Precios al Consumidor (IPC), por encima del promedio nacional.

En las cuentas del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), para el mes de marzo la capital antioqueña figuró con un IPC del 0,68 por ciento, el indicador para el primer trimestre del año llegó a 2,54 y para los últimos doce meses se ubicó en 4,80, niveles que en todos los casos son mayores a la media colombiana para cada uno de esos periodos.

Llama la atención que en el último año el costo de los alimentos en Medellín ha tenido una variación del 8,47 por ciento, la más alta entre los diferentes grupos de bienes y servicios que se miden para determinar la inflación.

Es así como en los últimos doce meses, el valor de la yuca subió un 63,1 por ciento pasando de 950 a 1.550 pesos el kilo, o el plátano hartón aumentó un 48 por ciento de 1.013 a 1.500 pesos el kilo, en línea con el incremento del 52,29 por ciento que el subgrupo de tubérculos y plátanos ha observado en el último año en el país, según los estudios del Dane.

La interpretación

El más reciente reporte del Dane señaló que en el primer trimestre del año, los precios al consumidor en Colombia acumularon una variación de 2,40 por ciento, una tasa que fue superior en 0,88 puntos porcentuales a la registrada para igual período del año 2014, que fue de 1,52 por ciento.

El grupo de gasto que registró la mayor variación fue alimentos con 4,56 por ciento y en contraste la menor se registró en diversión que se ubicó en -0,84 por ciento.

Para los analistas económicos del Grupo Bancolombia los resultados de la inflación de marzo continúan reflejando que las principales presiones inflacionarias provienen de los alimentos, pero advierten que están ganando importancia las originadas en los bienes y servicios transables, que obedecen a factores de oferta en el caso de alimentos y al traspaso de la depreciación del tipo de cambio a la inflación de transables.

Los expertos esperan que la inflación se mantenga cerca del 4 por ciento en los próximos meses y que solo hasta el segundo semestre del año se registren menores presiones inflacionarias, que llevarían la inflación a un nivel de 3,85 por ciento en todo el año.

Se ha cerrado los comentarios

Share This