Ago 10, 2015

Enviado por

Polémica entre comerciantes y Alcaldía en cierre de Feria de las Flores

Polémica entre comerciantes y Alcaldía en cierre de Feria de las Flores

El día final de Feria de Flores inició agitado por los enfrentamientos entre un sector del comercio y la Fuerza Pública.

Entrada la madrugada del domingo, un grupo de vendedores ambulantes que esperaba comercializar sus productos durante el Desfile de Silleteros, cerca a la avenida Regional, se opuso al intento de ser retirado por funcionarios de Espacio Público.

La confrontación, que en principio fue verbal, se fue tornando violenta y redundó en lesiones a un servidor, según el reporte oficial. Sobre los hechos, sucedidos en inmediaciones de Plaza Mayor y el Teatro Metropolitano, Irma Lucía Ramírez, subsecretaria de Espacio Público, explicó que a los comerciantes se les permitió trabajar en ese lugar hasta el sábado y luego debían desalojar para permitir la logística del Desfile de Silleteros.

“Anoche (sábado), tras una sensibilización para que se fueran, no se quisieron retirar y esta mañana (domingo), cuando llegaron las unidades móviles para proceder al retiro definitivo, cerca de 20 venteros se armaron con palos y otras armas. Se enfrentaron a los gestores y resultó herido uno de nuestro colaboradores”, explicó la funcionaria.

Para el concejal de Medellín, Luis Bernardo Vélez, el malestar de los vendedores hace parte de un proceso de privatización de la Feria de las Flores.

“Cada vez hay menos eventos gratis y los particulares son los únicos que pueden vender, los que pagan las consecuencias son los más pobres”, explicó.

Disgusto en Orquideorama

Aunque había participado en diferentes ferias artesanales, Mauricio Jaramillo, un artesano proveniente del Chocó, denunció que su toldo fue retirado del evento Orquídeas, Pájaros y Flores en el Orquiderorama del Jardín Botánico, por el Área Metropolitana.

Las razones de la autoridad ambiental para no dejarlo trabajar fue que el artesano estaba comercializando productos con macana, una madera en vía de extinción.

“Pagamos por el stand un millón 700.000 pesos, más los pasajes y la estancia en Medellín. Les explicamos que nosotros trabajamos con las reglas de la comunidad, utilizando madera que ya es inservible”, se quejó.

FUENTE EL COLOMBIANO

Se ha cerrado los comentarios

Share This