Obama solicita US$288 millones para Colombia

Obama solicita US$288 millones para Colombia

Colombia salió ganando en el presupuesto de casi 4 billones de dólares que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentó ayer ante el Congreso de su país para el año fiscal 2016: el líder pidió 288 millones de dólares (unos 693.300 millones de pesos de hoy) para ayudar a Colombia en la lucha contra el narcotráfico y también para aportar al desarrollo económico del país.

Aunque la suma es inferior a la aprobada el año pasado por el Congreso (US$320 millones), es superior a la establecida en la última petición del mandatario (US$280 millones).

De ese total, Obama pide 117 millones de dólares para invertir durante el 2016 en programas asociados a la lucha contra la producción y tráfico de sustancias ilícitas y otros 25 millones de dólares para entrenamiento militar.

Los fondos para programas de corte social y económico conservarían los 141 millones de dólares aprobados para 2015, en un presupuesto global que analistas describieron como menos austero que los anteriores y con aumentos fiscales para los más ricos.

No obstante, dicho presupuesto podría quedarse una vez más como una mera declaración de intenciones, teniendo en cuenta que los republicanos controlan desde enero las dos cámaras del Congreso y que ya han expresado su oposición al plan del Presidente.

“Tenemos que dejar la política a un lado, aprobar un presupuesto que financie nuestras prioridades de seguridad en casa y en el extranjero, y dar a las familias de clase media la seguridad que necesitan para salir adelante”, pidió ayer Obama, cuyo proyecto para el año fiscal 2016, que comenzará el próximo 1 de octubre, contempla un gasto de 3,99 billones de dólares y unos ingresos de 3,53 billones, con un pronóstico de déficit de 474.000 millones.

Para el Pentágono, el presidente solicita 585.300 millones de dólares, un 4 por ciento más que en el ejercicio actual y en conjunto, la propuesta representa un aumento del gasto público del 7 por ciento sobre los niveles fijados por los recortes automáticos que entraron en vigor en marzo de 2013 para reducir el déficit.

El plan de Obama

Según el Presidente, su plan presupuestario se financiará “completamente” a través de “una combinación de recortes de gasto inteligentes y reformas fiscales”.

Y es que Obama persigue, desde hace años, una reforma tributaria que permita “cerrar lagunas fiscales” que benefician al 1 por ciento de los estadounidenses más ricos y, además, propone un impuesto obligatorio del 14 por ciento sobre los beneficios que las compañías del país obtienen en el extranjero, que se elevaría al 19 por ciento para ganancias futuras.

Asimismo, busca cerrar las exenciones en los impuestos correspondientes a las herencias familiares, para simplificar la legislación y evitar que se esquive el pago a través de otras categorías como donaciones.

En el capítulo del gasto, junto con defensa e infraestructura, el plan de Obama quiere potenciar también las inversiones en salud y educación.

El presidente aspira a que sean gratuitos los dos primeros años de “community college” y pide dinero para ayudar a las familias de ingresos bajos a pagar la educación preescolar de sus hijos.

En cuanto a la salud, Obama solicita más gasto para combatir las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos, así como inversiones por 215 millones de dólares para la medicina de precisión.

Share This