Obama mostró proceso de paz como ejemplo mundial

Obama mostró proceso de paz como ejemplo mundial

Colombia sigue dando de qué hablar en la Asamblea General de Naciones Unidas, y un líder mundial como el presidente estadounidense, Barack Obama, utilizó el proceso de paz del gobierno de Juan Manuel Santos con las Farc como ejemplo de por qué las naciones deben tener la conciliación como motor de su desarrollo y prosperidad.

“Si defender la normativa internacional es un interés de las grandes potencias, lo es mucho más para el resto de la comunidad internacional. Miren alrededor del mundo: Desde Singapur a Colombia, hasta Senegal, los hechos demuestran que los Estados son exitosos cuando persiguen una paz incluyente y prosperidad dentro de sus fronteras; y trabajan cooperativamente con otros países”, señaló Obama ante el pleno de la Asamblea.

El mandatario estadounidense se refirió a estos ejemplos de reconciliación para abordar de frente el asunto iraní: “Ese camino (de paz) ya está disponible para una nación como Irán, que, a partir de este momento, sigue desplegando consignas violentas para intentar avanzar en sus intereses. El pueblo iraní tiene una admirable historia, y está lleno de potencial extraordinario. Pero coreando “muerte a Estados Unidos” no se crea puestos de trabajo, o se hace más seguro al país. Si eligen un camino diferente, eso será bueno para la seguridad de la región, bueno para el pueblo iraní, y para el mundo”, agregó.

Dardos a Asad y Rusia

La intervención del presidente de una de las naciones más poderosas del globo giró principalmente en torno al conflicto sirio, en un momento en que Rusia, desde otra tribuna, pide al mundo unirse en una coalición que ayude al régimen deBashar al Asad, para así supuestamente dar frente al terrorismo del Estado Islámico.

“Vemos una erosión de los principios democráticos y de los derechos humanos, fundamentales para la misión de esta organización (ONU); la información es estrictamente controlada, el espacio para la sociedad civil restringido. Nos responden que ese retroceso es necesario para eliminar el desorden; que es la única forma de derrotar el terrorismo, o prevenir la intromisión extranjera”, afirmó Obama.

“Según esa lógica, tendríamos que apoyar tiranos como Asad, que lanza bombas de barril para masacrar a niños sirios inocentes, porque supuestamente no hay mejor alternativa”, advirtió.

Sus palabras son en clara respuesta a lo dicho por el presidente ruso, Vladimir Putin, quien precisamente ayer, y horas antes de la intervención de Obama, aseguró que “es un enorme error negarse a cooperar con el gobierno sirio y sus Fuerzas Armadas, que tan valientemente están combatiendo al terrorismo cara a cara”.

“Debemos unir fuerzas, en una amplia coalición mundial, para afrontar los problemas que enfrentamos todos, de acuerdo con la ley internacional”, añadió.

Lo paradójico es que frente a este pulso de fuerzas que caracterizó el cuarto día de la Asamblea General de Naciones Unidas, sobre las 16 horas, Obama y Putin se reunieron a puerta cerrada, más divididos que nunca sobre un tema de máxima importancia geopolítica como el conflicto sirio.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Santiago Silva, politólogo y profesor de la Universidad Eafit, consideró que “de dicha reunión no saldrá pacto alguno y la solución a la compleja guerra civil siria se ve todavía muy lejos. Más aún con la decisión de Rusia de enviar frontalmente su apoyo al régimen de Asad y un aumento de su asertividad en la región”.

“E.U. y Occidente no están dispuestos a aceptar un escenario donde el dictador continúe en el poder tras el conflicto, particularmente por los crímenes que ha cometido durante la guerra, desde la utilización de armas químicas hasta la violación de los derechos humanos. La Asamblea de la ONU llegó en un momento muy particular, y ambos poderes aprovecharon para anunciar esos planes para la región. No obstante, no creo que por ahora puedan llegar a un consenso”, agregó.

Fuerzas de paz

Otro tema que marcó la jornada en Nueva York fue el acuerdo al que llegaron las naciones en la Cumbre de Líderes para el Mantenimiento de la Paz, de aumentar los efectivos que conforman los Cascos Azules de la ONU.

Más de 50 países se comprometieron a aportar unas 30.000 nuevas tropas y policías para reforzar las fuerzas de mantenimiento de paz del organismo en el mundo.

En el país la atención el hecho de que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, fue uno de los mandatarios que más se comprometió a apoyar en este sentido. No obstante, advirtió que se trataría de una contribución “gradual”, implementada “teniendo en cuenta los avances en el proceso de paz, cuyo éxito permitirá una mayor disponibilidad de Fuerzas Militares para esta tarea”.

“En el corto plazo vamos a contribuir con 58 hombres y mujeres de la policía nacional debidamente certificados por Naciones Unidas que podrán participar en misiones como Haití o Guinea Bisau, 12 oficiales de las Fuerzas Militares. El segundo año contribuiremos con 500 hombres como contingente militar y a partir del tercer año con tres batallones de hasta 5.000 efectivos”, dijo.

Esta decisión del organismo internacional se da para lograr mayor alcance de las fuerzas de paz, en momentos en que distintas regiones del mundo son golpeadas por conflictos que tienen duras consecuencias humanitarias.

FUENTE EL COLOMBIANO

Share This