Ene 21, 2015

Enviado por

Ministro ruso acusó a Estados Unidos de querer dominar el mundo

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo este miércoles que Estados Unidos se empeña en mantener un rumbo de confrontación y “quiere dominar el mundo”, al tiempo que rechazó las acusaciones de Occidente sobre la presencia de topas rusas en el este de Ucrania.

“Los estadounidenses han tomado el rumbo de la confrontación, y observan sus propios pasos de manera en absoluto crítica”, señaló el ministro.

“El discurso de ayer (martes) del presidente (Barack Obama sobre el estado de la Unión)demuestra que el centro de la filosofía de Estados Unidos es solo que ‘somos el número uno’ y todos los demás deben respetar eso”, agregó Lavrov, en conferencia de prensa.

El ministro añadió que Rusia “no quiere y no permitirá una nueva Guerra Fría” y aseguró que Moscú prefiere “que todos los países adopten una filosofía de cooperación”.

Lavrov también rechazó las acusaciones de Kiev y de Occidente sobre la presencia de tropas rusas en el este de Ucrania.

“Nadie puede presentar las pruebas o no quiere hacerlo. Igual que no pueden presentar las pruebas -presuntamente en poder de nuestros socios, en primer lugar ucranianos y estadounidenses- sobre lo sucedido con el Boeing malasio en julio del año pasado”, dijo.

El jefe de la diplomacia rusa dijo que Occidente, “antes de exigirnos que dejemos de hacer algo, debe demostrar que lo estamos haciendo”, en alusión a las peticiones a Moscú para que retire a sus fuerzas del este de Ucrania.

Lavrov, que viajará a Berlín para tratar con sus homólogos de Ucrania, Alemania y Francia el conflicto en el país vecino, exigirá a sus colegas occidentales que presionen a las autoridades ucranianas para que no permitan que el conflicto se deteriore otra vez hasta una guerra en toda regla.

“Insistiremos en un alto el fuego inmediato, será de hecho nuestra principal prioridad en la reunión de hoy (miércoles). Para que Francia y Alemania alcen la voz, llamen a las autoridades ucranianas a no permitir un escenario militar”, dijo el jefe de la diplomacia rusa.

El ministro de Exteriores ruso también pidió a Kiev y a los rebeldes prorrusos que antepongan “la seguridad de la población civil” a las disputas de zonas concretas en la línea de contacto entre las fuerzas de los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania.

Para lograrlo “hay que retirar el armamento pesado” de la línea de separación, subrayó Lavrov.

Según la ONU, casi 5.000 personas han perdido la vida en el este de Ucraniadesde el pasado mes de abril, cuando Kiev lanzó una operación militar contra la sublevación separatista que estalló tras el derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich, en febrero de 2014.

Se ha cerrado los comentarios

Share This