Oct 16, 2014

Enviado por

México, dolido por sus estudiantes

De no hallar justicia por los estudiantes desaparecidos habrá consecuencias, según expertos.

La indignación que generó la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, en la localidad de Iguala, del estado de Guerrero (sur), presuntamente a manos de la Policía mexicana, no merma. Al mismo tiempo no se encuentra ningún rastro de ellos y se descarta que una fosa común ubicada en días pasados esté vinculada al suceso.

Los mexicanos, mientras tanto, hastiados de la violencia y corrupción que permea al Estado, piden justicia y resultados en este sombrío caso. El presidente del país, Enrique Peña Nieto, quien ya se ve forzado a hablar todos los días del asunto, intenta calmar la indignación de la ciudadanía poniendo el caso como un asunto de prioridad nacional.

“Estos lamentables hechos son una prueba para las instituciones y para la sociedad en su conjunto”, dijo el mandatario en un acto público realizado ayer en la capital de la nación. Y es que el debate sobre el alcance del narcotráfico y su penetración en las autoridades mexicanas se sigue ampliando, en momentos en los que el país intenta mostrar una imagen distinta al mundo, de mejoras.

Mas aún, el anuncio de la Procuraduría General, de que la fosa común hallada hace 12 días en las afueras de Iguala, no contiene los restos mortales de ninguno de los estudiantes desaparecidos, amplía todavía más la preocupación sobre lo que ocurre en dicho estado del sur mexicano.

Ante esto, John Marulanda, consultor internacional en seguridad y defensa, explicó a El Colombiano la gravedad del escenario que vive México.

“Después de la masacre de Tlatelolco, en 1968, los sucesos en Guerrero son los más graves que han ocurrido en el país relacionados con los estudiantes. Esto marca un hito en cuanto a cómo se percibe y aborda el problema de la seguridad en México. Ya en todo el país están saliendo a protestar por este hecho”, aseguró.

“La gravedad del asunto es que pone en evidencia el problema de corrupción en las instituciones públicas, más que todo regionales, y sus nexos con el crimen organizado. Y este no es un hecho aislado, se suma a otros similares en la misma región”, agregó.

Mientras se pinta este escenario como prioridad en la agenda mexicana, familiares de los desaparecidos denuncian irregularidades en la investigación del caso y miles marchan por todo el país clamando justicia. ¿Qué debe hacer el gobierno de Peña Nieto ante la coyuntura?

Federico Gutiérrez, excandidato a la Alcaldía de Medellín y asesor en seguridad, dijo a El Colombiano que “aquí no puede reinar la impunidad. El Estado debe realizar una investigación exhaustiva de las autoridades implicadas, que dé resultado y que limpie su imagen no solo a nivel interno sino mundial”.

Se ha cerrado los comentarios

Share This