Mejoras en el canal del río terminarán en dos meses

Cumplió un año la primera gran afectación de la operación del Metro en el sur del Valle de Aburrá. Esta interrupción en el sistema se presentó por deslizamientos en los márgenes del río Medellín, los cuales obligaron a suspender el servicio en seis estaciones del sur del área metropolitana. Dos meses después, en marzo de 2014, volvió a suceder en otro punto del sur.

Ambas situaciones dejaron en evidencia la vulnerabilidad de las infraestructuras del río.

Entre el Área Metropolitana y la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia) repararon los costados del canal que se vieron afectados, sumando una inversión de por los menos 5.000 millones de pesos en estos puntos críticos.

Estas intervenciones, relevantes porque amenazaban la integridad y la operación normal del Metro, no fueron las únicas a lo largo del río Medellín. Antes de que esto pasara, ya se venía realizando un trabajo de identificación e intervención de los puntos críticos. Entre los años 1990 y 2012, no se realizó ningún tipo de trabajo de mantenimiento y reparación de los muros.

Diez tramos con problemas

Fue precisamente en 2012 cuando el Área y la Universidad Nacional (UN) estudiaron todo el cauce del río e identificaron 10 tramos con problemas, entre todos sumaban más de 80 puntos críticos. Una vez identificados, comenzó la intervención; estas obras contaron con una inversión de 20.400 millones de pesos, recursos en su totalidad del Área Metropolitana.

De los 10 tramos identificados en 2012, todavía quedan dos tramos, los cuales deben estar listos entre marzo y abril del presente año.

Los tramos que ya se intervinieron son: desembocadura de la quebrada Doña María, estación Ayurá, estación Aguacatala, desembocadura quebrada La Volcana (puente 4 sur), quebrada La Presidenta, estación Industriales, La Macarena y La Minorista.

Los tramos que todavía están en reparación, están en los sectores conocidos como la curva del diablo (barrio Sinaí) y la curva de la Virgen (barrio Palermo), ambos en Medellín. Aunque no tienen incidencia directa en la operación del Metro, las obras salvaguardan las viviendas de la zona.

“El 90 por ciento de las obras ya están listas, a finales de marzo o principios de abril habremos intervenido todos los tramos”, afirmó Hernán Darío Elejalde López, director del Área Metropolitana.

En este sentido, explicó que también construyeron 16 pozos de aquietamiento, para bajarle la fuerza al cauce.

“La mejor prueba que ha tenido la calidad de las obras fue la temporada invernal de 2014, eso confirma que el mantenimiento quedó bien hecho”, agregó Elejalde López.

“Vamos a cobrarle al Metro”

Aunque el Metro de Medellín siempre estuvo trabajando de la mano con el Área y Corantioquia, no invirtió recursos en las reparaciones.

“Ahora estamos haciendo un trabajo de identificación para saber cuáles y cuántas afectaciones estaban relacionadas con la infraestructura del Metro y les vamos a cobrar esas intervenciones. Nosotros actuamos de inmediato para proteger la vida de las personas, cuidar la infraestructura del Metro y para evitar una alteración o interrupción en la operación del sistema; pero esas reparaciones les tocaban a ellos”, concluyó el director del Área.

Por su parte, Alejandro González Valencia, director de Corantioquia, reiteró el llamado a todas las empresas, entidades e instituciones que se benefician de su cercanía al río, a que también hagan un aporte para el mantenimiento y las reparaciones.

“No solo estoy hablando del Metro, también hay vías locales, regionales y nacionales; hay transporte público, hay infraestructura para las conexiones eléctricas o de aguas residuales, entre otros. El canal central del río y su área de influencia directa presta unos servicios ambientales y complementarios para el funcionamiento de la ciudad”, manifestó González Valencia.

Share This