Feb 9, 2015

Enviado por

Madrugón para pasaporte generó diversas reacciones

Madrugón para pasaporte generó diversas reacciones

A las 10:30 a.m. de ayer el anuncio que hizo el empleado de la Gobernación de Antioquia, Andrés David Gallego, acabó con las esperanzas de más de mil personas que querían cambiar su pasaporte convencional, en una jornada especial de domingo, para obtener el nuevo, de lectura mecánica.

El empleado, vestido con un chaleco verde y blanco distintivo de la Gobernación, se ubicó entre los centenares de personas que a esa hora hacían fila y anunció que hasta allí había contado 800 y quienes quedaron detrás de él no alcanzarían el trámite.

De inmediato vinieron las súplica y reclamos, en especial de aquellos que llegaron después de las 6:30 a.m., la atención empezó a las 8:00 a.m., superaron el número 800. Habían programado 600, pero por la cantidad de usuarios que llegaron se extendió a 800.

“Dígale al jefe que tenga compasión y amplié a otros 100 o entréguenos un ficho con el cual podamos volver a otra jornada, “hagan algo por nosotros insistía la estudiante” Catalina Correa, una joven que quedó detrás de Andrés.

La joven sacó su celular y mostró las reservas y compra de tiquetes por un millón 500 mil pesos que hizo para viajar a Los Ángeles, Estados Unidos, el 26 de febrero con el fin de iniciar estudios en esa ciudad. “Llevo dos semanas tratando de meterme a la página web para que me den la cita y no he podido, lo hago a toda hora y nada. Por eso vine”, manifestó.

Reclamos por la página

“Reconozcan que esa página colapsó y dijeron por la prensa que iban a atender hasta las 2:00 p.m. y son las 10:30 a.m., por eso estamos aquí”, gritó otro ciudadano.

Diana Victoria Ledezma, con necesidad de viajar con su familia a México, también se lamentó por no quedar entre los 800 escogidos.

Su reclamo también fue por no poder entrar a la página web en cuatro semanas de insistencia. Recomendó que se haga otra jornada, pero para niños, la tercera edad y discapacitados, que, según ella, ayer no tuvieron preferencia.

“Hubo mucha improvisación. Hicieron falta parqueaderos porque los del sector por ser festivo no abrieron, vallas, baños y más policías”, comentó Santiago Lopera.

Luis Alfonso Medina, estuvo en La Alpujarra a las 3:30 a.m. para hacerle la fila al hijo quien era el que tenía que cambiar el pasaporte.

A esa hora, dijo, ya había 76 personas, algunas, llegaron a las 8:00 p.m. del sábado.

Le llamó la atención que cuando empezaron a entregar fichos, le tocó el 117. Denunció que ello se debió a que hubo venta de puestos. “A las 8:00 a.m. salió un tipo muy contento, porque vendió 10 cupos a $10.000, cada uno”, dijo.

Las hermanas Mariela y Eugenia Alzate, también perdieron la ida.

“Tenemos más de 70 años y suplicamos que nos tuvieran en cuenta por la edad, pero no hubo preferencia para nadie”, comentaron mientras salían hacia Carabobo a buscar bus para regresar a su casa en la comuna de Belén.

Caras alegres

El contraste en la fila, de más de 2.000 personas, era el rostro de Ligia Londoño.Llegó a las 6:15 a.m. y le tocó el ficho 791. Estaba con una niña de 7 años y manifestó que necesitaba viajar urgente a Nueva York para llevarle la pequeña a su madre que la está esperando para que inicie estudios.

Al culminar el trámite, a las 9:40 a.m., Flor María Arango expresó su satisfacción por lo bien que le había ido, aunque madrugó a las 3:00 a.m. “En dos horas me hicieron todas las gestiones fue muy rápido todo. El único lunar, aseguró, fue que estaba funcionando un banco y no dos, porque el pago de 190 mil pesos por el nuevo pasaporte se hace en dos entidades diferentes. Una estaba abierta, Banco de Occidente, la otra, Sudameris no abrió la taquilla.

Ahora, añadió, voy a tener que venir este lunes a pagar para luego reclamar el cuadernillo del nuevo pasaporte.

El secretario de Gestión Humana y Desarrollo de Antioquia, Alejandro Osorio, recorrió la larga fila que le daba la vuelta al edificio de la Gobernación y se extendía casi hasta al carrera Carabobo y observó, con sorpresa, que algunos de quienes iban a tramitar el pasaporte ya tenían el nuevo.

Curiosidad

También le llamó la atención una mujer de edad que tenía un pasaporte expedido en 1971.

El funcionario relató que la jornada fue positiva, porque a las 10:30 a.m. ya habían despachado a 250 personas que cambiaron su pasaporte.

“Inicialmente íbamos a atender a 600 personas, pero ante el gran apoyo de los empleados de la oficina de pasaportes se amplió a 800”, informó.

En cuanto a las quejas dijo que hay aspectos por mejorar y se analiza para repetir la jornada en 15 días, con el fin de que nadie le tenga que pagar a terceros para estos trámites.

Recordó que el pasaporte convencional vence el 24 de noviembre, pero como hay países que exigen tramitarlo seis meses antes, entonces la fecha límite es el 24 de mayo.

Concluyó que quien no vaya a viajar en los próximos meses puede aplazar la vuelta, porque el cambio no tiene límite.

Se ha cerrado los comentarios

Share This