Oct 7, 2014

Enviado por

La Feria CT+I: ciencia del descreste

Drones ecológicos, sistemas para transformar ruido en energía. Los chicos sorprendieron.

Andrés Restrepo y Paula Gutiérrez quieren ser los protectores del río Medellín desde el aire.

Los dos niños, estudiantes de la Institución Educativa Jorge Eliécer Gaitán, armaron un drón ecológico apoyados por sus profes, con el que pretenden vigilar que nadie deseche residuos a la vertiente más importante de la capital antioqueña.

“La idea es que el drón supervise el río volando, tomando fotografías o video en los momentos en que lo intenten contaminar”, explicó Paula.

Aseguran los chicos que la idea funcionaría como las fotodetecciones, pero en este caso, para los que intenten botar basuras o químicos.

Así como esta investigación, 225 trabajos que chicos y chicas de Medellín, Antioquia y el mundo fueron presentados en la séptima versión de la Feria CT+I en el Parque Explora, que se hizo esta semana.

De todo el mundo
Allí se apreciaron los trabajos, de los que se eligieron 20 representantes por nuestro país para ferias de ciencia internacionales en Estados Unidos, México, Costa Rica, Perú, entre otros.

En esta ocasión, la novedad fue la participación de proyectos provenientes de varios países, quienes también compitieron entre sí. Jóvenes de Brasil, Honduras, México, Italia, Panamá, entre otros, dieron cuenta de sus investigaciones. Una de ellas fue la presentada por Ariana Funes Ángel López quienes vinieron como representantes de Uruguay.

“Nuestro trabajo fue investigar las variables que inciden en el aumento de las cianobacterias, también consideradas algas tóxicas que pueden contaminar alimentos, carne, agua, etc. y que se ven mucho en nuestro departamento, Colonia. Además, trabajamos en la manera de reducir su formación y concientizar a la gente para que se proteja”, dijo Ángel López.

Antioquia investiga
Y ¿cómo no hablar de los que el próximo año estarán representando al país en las exposiciones internacionales?

Uno de los preelegidos fue la propuesta Noise Energy o Ruido Energético que por dos años han desarrollado Joseph ValenciaJuan Diego Rojas y Nestor Santiago Osorio.

“Nuestra investigación ha tenido dos etapas. En la primera creamos un sistema de medición del sonido con el que los chicos saben en qué momento están sobrepasándose en bulla en los salones, con el fin de mantener el orden. Mientras que en la segunda fase fabricamos un sistema que transformaría el ruido que se hace en el recreo en energía para que esta sirva como alimentador del dispositivo antibulla”, explicaron los estudiantes del Liceo Francisco Restrepo Molina.

En un principio, las dos herramientas servirían en las instituciones educativas. Sin embargo, en el caso del dispositivo para medir el ruido, podría usarse en hospitales y otros lugares.

Cada versión que pasa, la Feria CT+I demuestra el potencial que Antioquia tiene en sus estudiantes.

Y como dijo la coordinadora del evento, Marcela Aristizábal “más que llegar a formar a todos los chicos como científicos, la idea es que formemos ciudadanos críticos y propositivos que encuentren soluciones a los problemas de su comunidad”.

Se ha cerrado los comentarios

Share This