Ago 5, 2014

Enviado por

Ingenieros alertan por deterioro en las vigas de puentes en Medellín

Por no tener la altura requerida, varios han sido averiados y algunos en dimensiones graves, lo que merma su nivel de seguridad. La Alcaldía precisa que los intervendrá.

Aunque la norma señala que la altura mínima de un puente de la viga al piso son 5 metros, en Medellín no todos la cumplen e incluso hay algunos de sólo 3.20 metros, como el de la carrera 65 con calle 34, que va a Unicentro. Pero no solo las normas no se cumplen; además hay varias estructuras que presentan deterioro evidente.

La parte más afectada son sus vigas, que al recibir el impacto de camiones que sobrepasan la altura, quedan fracturados no solo en su parte de concreto, sino que en varios casos han impactado las varillas de acero, ya sea reventándolas o aflojándolas, lo que les resta tensión.

Un puente en este estado representa peligro incluso de desplomarse, sostiene el ingeniero Luis Gonzalo Mejía, experto en el tema y quien les ha hecho seguimiento a estas estructuras en Medellín.

Un recorrido con él llevó a El Colombiano a tres puentes en los que se aprecian falencias que, de no corregirse, podrían generar riesgos.

Deprimido de San Juan
Bajando por San Juan para tomar la Autopista Sur, por Naranjal, esta este puente, el que vive la situación más compleja, pues tiene el refuerzo reventado y fracturado casi en su totalidad. Varias vigas tienen los efectos de los golpes e incluso las varillas de acero reventadas.

“Las vigas sostienen el puente y en esta situación considero que se puede caer”, precisa el ingeniero Mejía, autoridad en el tema, pues integró la junta de la Asociación de Ingeniería Sísmica -AIS- y su Comité 200, que redactó las normas sobre la construcción de puentes que rige en Colombia.

El Antonio Roldán Betancur
Este puente está en la calle 30 yendo hacia San Diego y la viga en sentido occidente-oriente también registra impactos similares. No tiene las varillas reventadas, pero están flojas, por fuera del concreto, y no cumplen ninguna función, pues no ejercen tensión, a juicio del profesional.

“El acero y el concreto trabajan juntos, el concreto solo no hace nada”, precisa Mejía.

También tiene plantas que han crecido entre el concreto, las cuales al final impactan negativamente la estructura.

La 65 con la 34
Este registra aspectos similares a los anteriores. Y su altura es de solo 3.20 metros, por debajo de todo límite.

“Si no se cumple el gálibo, la altura entre la viga inferior y el pavimento, que debe ser mínimo de 5 metros, ocurren fenómenos como este, que son peligrosos”, opina el ingeniero Johel Moreno.

Advierte que si el acero no cumple la función de ejercer tensión, “un puente puede desmoronarse”.

A título personal, Tomás Castrillón, miembro de la Junta Directiva de la SAI, admite que en general en Medellín no se hace un riguroso mantenimiento de los puentes, “no hay dos gálibos iguales” y ahí arranca el problema, sostiene.

Dice que para evaluar el riesgo de caerse prefiere mirar cada caso particular

Se ha cerrado los comentarios

Share This