Gobierno y Farc se refuerzan para acelerar en la negociación

Gobierno y Farc se refuerzan para acelerar en la negociación

La orden entregada por el presidente Juan Manuel Santos de acelerar las discusiones en la mesa de diálogos fue tan apremiante, que de inmediato ambas delegaciones buscaron renovar sus grupos para tratar los temas que faltan y, de ser posible, firmarse el acuerdo final antes de culminar este 2015.

Es así como el Gobierno —en aras de la celeridad que profesa—, decidió buscar la asesoría para tratar el asunto de la justicia transicional, tema que ha sido neurálgico y no ha permitido avanzar en la firma del quinto punto de la agenda: víctimas.

Los encargados de asesorar la alternatividad penal y el tipo de reparación para las víctimas son Manuel José Cepeda, expresidente de la Corte Constitucional y primer asesor jurídico del Gobierno en la Constitución del 91; Juan Carlos Henao, expresidente de la Corte Constitucional y rector de la Universidad Externado de Colombia; y Doug Cassel, profesor estadounidense de la Universidad Notre Dame y experto internacional en Derechos Humanos.

“Este grupo sesionará en paralelo a la discusión del punto de Víctimas en la Mesa de Conversaciones y a la Subcomisión Técnica del Fin del Conflicto”, precisó el Gobierno Nacional en un comunicado.

Cambiar el Marco Jurídico

La llegada a la mesa de negociaciones en Cuba de los dos asesores jurídicos y del experto en derechos humanos, obedecería a la búsqueda de un cambio en el Marco Jurídico para la Paz, porque como explica el constitucionalista Jaime Castro Castro, deberán cambiarse algunos temas ahí consignados con los cuales los negociadores de las Farc manifiestan no estar de acuerdo.

“Ya es público que la guerrilla está asesorada por un jurista español —Enrique Santiago—, miembro del Partido Comunista. Santiago dice que la sanción que pretende aplicarse a las Farc debe cobijar a los actores del establecimiento”, precisa Castro Castro.

El constitucionalista ve en esta nueva jugada del Gobierno la preocupación por la asesoría de Santiago a las Farc, y decidió enviar a los exmagistrados de la Corte Constitucional a analizar la viabilidad del cambio en el Marco Jurídico.

Sin embargo, Castro indica que lo que se debe hacer en materia de Justicia Transicional está consignado en el Marco Jurídico, “y de ahí no puede salirse el Gobierno. Para adoptar una forma distinta lo que debe hacer es reformar la Constitución”.

Pero la tarea más específica, o sobre la que se deberán centrar los tres nuevos asesores estará direccionada a buscar que los acuerdos discutidos con las Farc tengan un piso jurídico firme.

El constitucionalista José Gregorio Hernández explica la presencia de los dos exmagistrados: “es un apoyo al Gobierno en materia jurídica específicamente para cuidar que los acuerdos a los que se llegue estén dentro de los reglamentos constitucionales y no violen el Marco Jurídico para la Paz y el Derecho Internacional Humanitario”.

Los delegados de las Farc

Con el anuncio del Gobierno las Farc hicieron pública la identidad de ocho de los 17 nuevos negociadores que viajaron a Cuba para reforzar las subdelegaciones que hoy discuten las medidas del desescalonamiento del conflicto armado.

La vocera guerrillera Tanja Nijmeijer, conocida con el alias de “Alexandra Nariño”, explicó que a Colombia regresaron 17 de los integrantes “para hacer pedagogía de paz en los campamentos guerrilleros”.

Los que llegaron a La Habana —mandos medios y guerrilleros jóvenes— hacen parte de distintos frentes del país, con lo que las Farc buscan demostrar, una vez más, una fuerte unidad en todas sus estructuras.

“Está claro que los que lleguen adelantarán temas relacionados con las medidas del cese el fuego. La parte política está completa y no se desarticulará”, aseveraCarlos Lozano, director del Semanario Voz.

Las delegaciones se reforzaron para enfrentar esta nueva etapa de los diálogos, impulsada por la búsqueda de acuerdos. Esa es la nueva apuesta de las delegaciones a la que el presidente Santos le dio el ultimátum de cuatro meses en la negociación.

FUENTE EL COLOMBIANO

Share This