Ene 28, 2015

Enviado por

“Fredy Colas”, otro que se va sin responder en Colombia

A la lista de los integrantes de bandas criminales de Medellín, que luego de hacer daño a esta ciudad durante años logran evadir a la justicia colombiana, se suma otro personaje.

Los investigadores que adelantaban una indagación por concierto para delinquir contra Fredy Mira Pérez, alias “Fredy Colas”, quedaron sorprendidos al recibir la orden de un superior: “Paren eso muchachos, que ese man ya arregló con la DEA”.

El presunto cabecilla de la organización “la Oficina”, según confirmaron fuentes judiciales a EL COLOMBIANO, llegó a un preacuerdo con los agentes estadounidenses que lo perseguían por su presunta participación en una red internacional de lavado de activos.

Mira Pérez, quien permaneció en el anonimato por varios años y carece de órdenes de captura en Colombia, quedó expuesto a la opinión pública cuando la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Ofac), adscrita al Departamento del Tesoro de E.U., lo incluyó en la Lista Clinton, congelando sus transacciones financieras en julio de 2014.

El Tesoro lo relacionó con las redes de lavado transnacional de Ayman Saied Joumaa, alias “el Turco”, el lavador más buscado del planeta y supuesto miembro del grupo Hezbolá de Medio Oriente.

Pese a eso, “Fredy Colas” continuó su agitada vida nocturna, con viajes entre Cartagena y Medellín. El 9 de noviembre fue detenido por la Policía en las afueras de una discoteca de la capital antioqueña, luego de que algunos comensales lo reconocieron por el afiche de la Ofac.

Cuatro horas después lo dejaron en libertad, porque no le hallaron requerimientos judiciales en nuestro país.

Los acercamientos con la DEA habrían comenzado a principios de 2014, pero en dos oportunidades el supuesto cabecilla no llegó a las reuniones pactadas.

Tras el preacuerdo de sometimiento firmado en diciembre, se estima que viajará a E.U. para ponerse a disposición de un juez de ese país; no obstante, las autoridades no han confirmado que haya salido del territorio nacional.

El vicealcalde de Seguridad de Medellín, Luis F. Suárez, comentó que “si se está sometiendo a la justicia de E.U. es porque le estábamos respirando en la nuca, porque contra los delincuentes lo que hay por parte de la institucionalidad es sometimiento en los términos que la justicia colombiana determine, en este caso en los términos que la ley de E.U. determine”.

¿Más impunidad?

Para la Policía y la Alcaldía, “Fredy Colas” tiene un lugar en la cúpula de “la Oficina”, la mafia más poderosa del Valle de Aburrá, y a la vez sería el supuesto líder de la “Odín Caicedo” (Organización Delincuencial Integrada al Narcotráfico), una confederación de combos con influencia en las comunas 8, 9 y 10.

Sin embargo, solo responderá por sus ofensas al pueblo estadounidense, ya que la justicia local no logró judicializarlo.

Sigue así el ejemplo de otros jefes de “la Oficina” que hicieron acuerdos con la DEA, como Carlos Aguilar (“Rogelio”) y Mauricio López (“Yiyo”), entre 2008 y 2009, que están en cárceles de Nueva York eludiendo sus delitos en Colombia.

Otros miembros del clan fueron extraditados en los últimos 7 años: “Tuso” Sierra, “Perra Loca”, “Botija”, “Valenciano”, “Sebastián”, “don Pacho”, “Nano” y “Gordo Tavo”. ¿Y sus víctimas en Colombia? Sin respuesta.

Habitantes del barrio Caicedo de Medellín expresaron que entre la noche y el amanecer del 31 de diciembre y el 1 de enero, “Fredy Colas” realizó una ostentosa parranda en la vía pública, con cierre de calles incluido. Al parecer era su despedida del vecindario en el que tantos amigos y víctimas dejó.

Se ha cerrado los comentarios

Share This