Nov 18, 2014

Enviado por

En cada esquina preguntan por el general Alzate

El sonido del motor de la panga en la que se movilizaba el general Rubén Alzate Mora, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán (FTCT), ahuyentó a los habitantes del corregimiento Las Mercedes, quienes el domingo se dedicaban a sus labores vespertinas a orillas del río Atrato. Todos se entraron, como si la presencia del militar pudiera traer problemas a esta comunidad olvidada del Medio Atrato chocoano.

Por eso el General caminó hasta el atrio de la iglesia acompañado de dos personas, entre las que se encontraba la abogada Gloria Urrego, coordinadora de Proyectos Especiales de la FTCT. Estuvo allí por 30 minutos, de pie frente a la inmensidad del río, con la mirada fija en el ir y venir de las pangas que suben y bajan por aquellas aguas turbulentas.

Esta es la escena que recuerdan los habitantes de Las Mercedes, un pueblo donde las lavanderas secan sus ropas en las canoas de sus maridos tras la faena pesquera, y donde los habitantes —entre 100 y 120— se reúnen para ver televisión en la caseta comunal en el único aparato que hay en el caserío de casas de tablas y zinc.

Una corta espera

“Él se paró allá. Ahí estuvo desde que llegó en la panga. Nosotros no sabíamos quién era. A la media hora bajaron las otras personas y llegaron y saltaron tres. Se vinieron hacia acá y hablaron un rato. Los otros compañeros lo cogieron y se fueron”. Este es el relato de uno de los habitantes de Las Mercedes. No da su nombre. En este caserío impera la ley del silencio.

Dice este hombre, de barba blancuzca y tez negra, que no hubo forcejeos, insultos o armas. “Ellos conversaron entre sí y cuando menos pensamos se fueron todos juntos río abajo”.

El secuestro del general Alzate por guerrilleros de las Farc, es un asunto que obligó al país a poner los ojos en Las Mercedes. Lo más triste, afirma el vicepresidente del Consejo Comunitario, Presentación Palomeque, es que aseguran que los guerrilleros salieron de las viviendas del caserío.

—Esto no es cierto—, dice Palomeque, un negro de piel curtida y las manos gruesas del trabajo campesino.

—¿Entonces qué fue lo que pasó? Fue la pregunta para el mercedeño. —Ellos llegaron en una panga y se arrimaron como si fueran a comprar algo. Tenían ropa normal y no tenían armas. Dicen que la comunidad fue la que dio la información del general pero le digo, ni siquiera sabíamos que era él. Hasta lo confundimos con un extranjero.

¿A qué fue el militar?

La presencia del general Alzate, sin la más mínima precaución de seguridad, en una zona donde el frente 34 de las Farc, comandando por alias “Chaverra”, tiene presencia activa, generó dudas en todo el país y en especial entre los habitantes de Quibdó. En la zona muchas hipótesis se tejen sobre este asunto.

Jahir, un joven que se gana la vida llevando carreras en su moto por todo Quibdó, aseguró que en la capital chocoana se dice que uno de los comandantes de la guerrilla se iba a entregar y el general fue hasta la zona para generar confianza y lograr la desmovilización. Esa es por lo menos la versión que tiene más fuerza entre la población.

“Acá la cosa ha sido muy dura. Por eso algunos, de esa gente, han querido venirse y el General para dar confianza fue así, de ropa, para mostrar que se podía confiar en él”.

Sin embargo, la hipótesis que más fuerza ha tomado, incluso en las Fuerzas Militares, es que el alto mando militar estaría buscando acercamientos para que uno de los jefes guerrilleros, que está en la zona, pudiera viajar a La Habana y, por eso, fue a conversar con él, de civil y sin armamento, para no levantar sospechas.

“Tenemos entendido que algunos de los frentes que no están muy de acuerdo con el proceso los están llamando al orden. El frente 34 es uno de esos frentes que le caminan más o menos al proceso y, por eso, estaría buscando la salida de uno de este frente para que llegara a la mesa de negociación”, dicen fuentes militares. Esa sería una de las razones, dicen en Quibdó, por la que el militar habría estado acompañado de la abogada.

Aunque estas versiones son solo dos hipótesis de la visita del general Alzate a la zona, las autoridades civiles y militares manifestaron que la visita del militar a Las Mercedes, en las condiciones en que lo hizo, era para socializar con la comunidad la agenda estratégica que se está construyendo para el Chocó entre los organismos cívico-militares.

El Gobernador Efrén Palacios Serna precisó que el general Alzate viajó a recoger información de las comunidades. “A que ellos le explicaran qué les faltaba en las escuelas, si no tenían alcantarillado”.

Dice el Gobernador que, para él, tampoco es claro porqué el general Alzate salió sin el dispositivo de seguridad. “La verdad es que no sabríamos decirle a la opinión pública por qué lo hizo, pero sí sabíamos que él venía trabajando en unos temas sociales en beneficio del Chocó”.

Agregó Palacios que una de las razones por las que el general viajó sin uniforme era para darle confianza a la comunidad, “pues lastimosamente acá mucha gente no cree en los soldados y con el uniforme generaba más desconfianza”.

Ayudaba a las comunidades

El secuestro del Comandante de la FTCT, general Alzate, ha generado revuelo en los quibdoseños y en el país. La alcaldesa de Quibdó, Zulia Mena, y el Gobernador, han insistido en la liberación y el respeto por la vida del general y la comisión que lo acompaña.

“El general Alzate cuando entro al Chocó conoció por dentro la realidad del departamento y entiende con claridad que para construir la paz hay que asumir riesgos. En el cumplimiento de esa labor social el General ha estado escuchando a las comunidades y ha venido movilizándose en todos los territorios del Chocó. En el momento él no estaba paseándose, él estaba con las comunidades para resolver la situación del Chocó”, insistió la alcaldesa de Quibdó, quien le solicitó a las Farc que liberen pronto al General y a las otras personas que están con él.

El plagio del General es ahora un asunto de carácter nacional, tanto, que el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, viajó hasta la capital chocoana para realizar un consejo de seguridad con los altos mandos militares y las autoridades civiles.

Al término de la reunión Pinzón no se manifestó, lo que acrecentó más las dudas en los pobladores quienes esperan saber del general Alzate que para muchos llegó a ayudarles a resolver los problemas que aquejan la Chocó desde hace más de 50 años. En el Chocó, más de 6 mil uniformados lo buscan por selvas y ríos .

Se ha cerrado los comentarios

Share This