Nov 26, 2014

Enviado por

En Antioquia bajaron homicidios, pero hay otras formas de violencia

La violencia contra la mujer es un fenómeno mucho más complejo que los homicidios y en Antioquia queda en evidencia.

En el departamento, como en su capital, Medellín, disminuyeron los asesinatos de mujeres. Sin embargo, autoridades y analistas coinciden en que preocupan otras formas de violencia. Entre ellas, la que se da en el hogar y la que se origina con la utilización de la mujer como objeto en la economía criminal.

La Secretaría de Equidad de Género para las Mujeres de Antioquia reportó que en 2013 fueron asesinadas 216 mujeres en el departamento, mientras que en 2014, hasta el 6 de noviembre, iban 132 casos, lo que indica una disminución del 38,8 %.

Patricia Builes Gómez, titular de la dependencia, expuso que lo que más le preocupa “son las relaciones de desigualdad en las que se basan las violencias” y, en su criterio, esto se debe superar reconociendo la dignidad de las personas.

Aunque la funcionaria enfatizó en que lo más grave es la violación del derecho a la vida, también es foco de la acción estatal la recurrente violencia de muchos hogares y el hecho de que narcotraficantes y grupos armados utilicen a la mujer para fines delictivos.

Un agravante de la situación es el miedo de muchas mujeres para denunciar. Si bien esto se viene superando y algunas rompen el silencio, la funcionaria aseguró que por cada mujer que denuncia hay un subregistro de cuatro que no lo hacen por temor.

Según la secretaria, Bajo Cauca, Magdalena Medio y Oriente son regiones que inquietan particularmente, pues allí se presentan muchos casos de abuso sexual y maltrato a la mujer en el hogar.

“Las mujeres hemos logrado conquistas muy importantes en educación y ciudadanía plena, pero esto no ha significado que se reduzcan los hechos de violencia contra la mujer”, comentó. Para un cambio cultural, pidió trabajar desde la primera infancia y con medios de comunicación y empresas.

Medellín

Citando cifras del Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc), Paula Tamayo Castaño, secretaria de las Mujeres de Medellín, informó que en la ciudad se cometieron 60 homicidios de mujeres en 2013 y en 2014, hasta el pasado 30 de octubre, se registraron 39, lo que muestra una reducción del 35 %. Y aunque cada asesinato es un drama inmenso, las cifras son muy distintas a las de 2010, cuando se presentaron 115 casos.

Destacó que esta capital tiene en su secretaría una dependencia que atiende los temas de género y ello, en su concepto, “habla del compromiso y la responsabilidad desde lo institucional para lograr disminuir brechas entre hombres y mujeres”.

La Alcaldía cuenta con programas como la Línea 123 mujer, hogares de acogida, centros de equidad y defensoría técnica. Sumados, han atendido a 10.583 mujeres en 2014, con corte al 30 de octubre.

La funcionaria detalló que, de acuerdo con el Sisc, 2.889 mujeres han denunciado ser víctimas de violencia intrafamiliar este año y 682, de delitos sexuales. Entretanto, en 2013 fueron 3.338 reportes de violencia intrafamiliar y 808 de delitos sexuales.

La secretaria de las Mujeres resaltó que la deserción escolar ha disminuido y que cada vez son más las mujeres que ingresan a la educación superior.

No obstante, pidió reflexionar sobre la economía criminal y las redes de microtráfico de drogas, “que tienen a la mujer como un producto más para aportarle a esa economía”. Además, afirmó que la secretaría tiene una campaña muy fuerte para prevenir la explotación sexual y comercial de niñas y adolescentes.

Impunidad

Silvia García Ángel, directora de la Corporación para la Vida Mujeres que Crean, señaló que persisten factores sociales, políticos y culturales que siguen alimentando distintos hechos de violencia contra las mujeres.

“Están las violencias económicas y patrimoniales. Y la simbólica, que se refiere a modelos que se presentan en medios sobre mujeres, como objeto de consumo o sexual. El feminicidio persiste aún como fenómeno. En Colombia aún no está tipificado como delito, lo que hace más complicado el tema de justicia y se perpetúa la impunidad”, comentó la directora de esta ONG y añadió que “es motivo de vergüenza que se mate a una mujer por ser mujer o porque no se le subordina al marido, y que no haya la suficiente sanción social”.

Se ha cerrado los comentarios

Share This