Sep 22, 2015

Enviado por

El tráfico de migrantes también navega en la red

El tráfico de migrantes también navega en la red

¿Arriesgarse para vivir en un país ajeno o ver cómo se incrementa la posibilidad de morir violentamente en su tierra? Según la Agencia de la ONU para refugiados (Acnur) desde 2011 cuando empezó la guerra civil en Siria, más de 4 millones de sirios han preferido la primera opción, y familias enteras se han atrevido a hacer viajes en los que por tierra, mar o aire, de algún modo, ponen en peligro sus vidas.

Facilitarles el camino para obtener el asilo es la promesa que las redes de tráfico ilegal de migrantes, a través de Facebook, les están haciendo a ciudadanos sirios que buscan llegar a algún país de Europa (Turquía, Grecia, Alemania y Suecia, principalmente).

“Viaje seguro” y “solo para clientes serios” son frases con las que estas redes están captando el interés de ciudadanos sirios. En Facebook se encuentran páginas y grupos que ofrecen viajes a Estambul, Paris, Estocolmo y otras rutas hacia Europa, que pueden ser en avión, en débiles botes inflables y también por tierra, por sumas que están entre 2.500 y 4.500 euros.

Una particularidad es que muchos de los administradores de estas comunidades emiten sus mensajes desde el sur de Turquía, cerca de la frontera con Siria, uno de los puntos de partida de los migrantes.

En el grupo cerrado de Facebook اللجوء والهجرة إلى أوروبا “Asilo e inmigración a Europa”, ofrecen “asesoramiento y asistencia a los migrantes en la trayectoria del recorrido de Grecia a Europa”. A diferencia de las páginas, hay que pedir autorización para unirse a este, y advierten: “Les pedimos a las nuevas personas que ingresan que sean reservadas”. Este grupo está conformado por 45.705 miembros.

“Mi pijama, una muda seca de recambio, el móvil bien plastificado, mi pasaporte y el certificado universitario” son las únicas pertenencias con las que viajará una joven siria, próxima a convertirse en migrante, por recomendación de los traficantes, según el testimonio que recogió la periodista Natalia Sancha para el diario El País de España.

Y no solo eso. Por 400 euros también ofrecen documentos falsos como diplomas universitarios y pasaportes, certificados de matrimonio y licencias de conducción, que supuestamente facilitan que estas personas sean reconocidas como refugiados y reiniciden sus vidas en otro país.

Un visado para toda una familia y hasta “con sellos de embajada” puede costar 30 mil euros. Todo gracias a una página en Facebook que, a la luz del mundo, se identifica como “Documentos legales y de universidad para sirios”. Este apenas es un ejemplo.

Quienes no tienen cómo pagar por estos “servicios” de falsificación de documentos no pueden conseguir trabajo.

El experto en conflictos internacionales Víctor de Currea Lugo, explica que esta es una situación dramática porque “no solo son víctimas de trata de personas (muchos migrantes terminan cayendo en redes de prostitución) o de tráfico de migrantes en el que siempre está en riesgo la vida (tenemos los casos de los naufragios o, recientemente, de los camiones abandonados en carreteras de Europa, con cadáveres en su interior). Además les hacen sentir que son culpables por entrar a un país de forma ilegal”.

Para De Currea, los coyotes son un fenómeno ilegal que existe desde hace años a partir de las restricciones en las fronteras, entonces, el hecho de que estos traficantes estén en redes sociales no significa que para acabarlos se deba usar la censura o su regulación, “lo que se debe hacer por parte de las autoridades es combatir a las redes de trata de inmigrantes, que viven del desespero de la gente”, dijo.

En ese sentido, el periodista y consultor en comunicaciones y medios socialesVíctor Solano, agrega que la única sanción que Facebook u otra red social puede emitir en estos casos es la de borrar los contenidos, pues no puede instaurar demandas penales por las publicaciones de sus usuarios.

“Que existan cuentas en redes sociales para extender el tráfico demuestra que las redes sociales son un reflejo de la sociedad. Si hay una oferta de algo en redes es porque también la hay en otros lugares por fuera de la web y , es lógico, que aparezca en estos nuevos ámbitos para atender a un público que está en las redes. En lo personal creo que esto debe generar una alerta por cuanto en estas páginas no hay quien genere garantías para los migrantes y ponen en riesgo la vida las personas”.

FUENTE EL COLOMBIANO

Se ha cerrado los comentarios

Share This