Jun 27, 2014

Enviado por

Disidencia de Chávez confronta a Nicolás Maduro

La izquierda de los tiempos de Chávez acusa a Maduro de traicionar su legado. Hay denuncias por corrupción.

Las protestas callejeras lideradas por la oposición en Venezuela no son el único dolor de cabeza del presidente Nicolás Maduro. Hoy el mandatario enfrenta una nueva amenaza desde un bando inesperado: los izquierdistas de la vieja guardia, que lo acusan de traicionar el legado socialista de su predecesor, el mismo que lo catapultó al poder.

Las tensiones llegaron a un punto culminante la semana pasada cuando Maduro despidió al Ministro de Planificación de Venezuela, Jorge Giordani, un economista, que por su estilo de vida y su doctrina anticapitalista le ha hecho merecedor del apodo de “El Monje”.

Pero su retiro forzoso y jubilación no se hizo en el silencio al que algunos monjes están acostumbrados.

En un folleto publicado en varios sitios de la web, Giordani acusó a Maduro de deshacer el legado de Chávez y de no poder controlar su gestión, insinuando que su gobierno ha sido corrupto e incompetente.

Para sorpresa de Maduro, el documento recibió el apoyo de Héctor Navarro, director nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela, quien publicó una carta en un popular portal oficialista pidiendo que se investiguen las denuncias que indicaban que el Gobierno no ha administrado correctamente miles de millones de dólares a través del control de cambios.

El partido suspendió a Navarro de inmediato y dijo que éste tendrá que explicar su posición frente al tribunal disciplinario del organismo.

Analistas coinciden en que las acusaciones de que Maduro ha manejado mal el legado chavista tienen el potencial de hacerle daño. Maduro, exlíder sindical, logró una estrecha victoria electoral montado en la ola de admiración, simpatía y tristeza que siguió a la muerte de cáncer de Chávez el año pasado.

Pero “si Maduro pierde el apoyo de los ideólogos de la izquierda se verá en graves apuros para continuar con las reformas económicas que podrían sacar del país de la espiral de caos económico en la que se ha sumergido”, dijo Max Cameron, politólogo de la universidad de British Columbia.

Si bien Maduro no mencionó ayer directamente a los exministros que, según él, han traicionado a su predecesor, prometió que dirá muchas verdades para quitarles las máscaras, aludiendo a sus detractores. Dijo que ni “la derecha golpista” ni la “izquierda trasnochada” le impedirá continuar con sus funciones de Gobierno.

Se ha cerrado los comentarios

Share This