Con fútbol quieren evitar reclutamientos en Anorí

Con fútbol quieren evitar reclutamientos en Anorí

Cambiar un futuro desperdiciado en la delincuencia y el conflicto armado, por otro donde un balón de fútbol sea el eje de una vida tranquila, es el proyecto que una ONG internacional desarrolla con los niños del municipio antioqueño de Anorí.

La propuesta, que cuenta con el apoyo de la Alcaldía, se denomina Gröna Sidan, que en idioma sueco traduce “lado verde”, y es una iniciativa de la fundación Ankar, con sede en el país nórdico.

En la actualidad hay 397 beneficiarios, entre los cinco y 18 años de edad, quienes están en alto riesgo de ser reclutados por las organizaciones criminales de la zona: el frente 36 de las Farc, el frente Héroes de Anorí del Eln y la banda “los Urabeños”.

Y por si fuera poco, también son tentados por quienes se dedican a los cultivos de coca y la minería ilegal.

“El reclutamiento siempre ha sido un asunto muy preocupante aquí, porque muchos casos no se denuncian”, cuenta el mandatario municipal, Gildardo Roldán Foronda.

Agrega que la situación se agrava por episodios en los que varias familias, simpatizantes de la guerrilla, entregan a sus descendientes a esos grupos; o cuando los muchachos de las veredas son invitados por sus amigos, que ya llevan tiempo en la ilegalidad. “Y eso a la gente le parece normal”.

En ese contexto es que la Administración y la ONG sueca iniciaron los acercamientos el año pasado, precisa Roldán.

Luego de la selección de los infantes, comenzó un proceso de enseñanza de valores y el montaje de escuelas de fútbol. Mariano Zea Ospina, coordinador del programa Gröna Sidan en Colombia, dice que el objetivo es “trabajar con los muchachos en cuatro áreas: deportiva, social, espiritual y mediación”.

En este último punto, la organización logró que los guerrilleros del Eln devolvieran hace cuatro meses a un menor que llevaba tres años en sus filas, desde que tenía 11 abriles cumplidos. El preadolescente ya hace parte del programa, cambiando la dotación de guerra por la indumentaria futbolera.

Bálsamo contra la guerra

El pasado viernes se realizó en las calles de Anorí el más reciente evento relacionado con las jornadas contra el reclutamiento de los grupos armados ilegales.

Los pequeños desfilaron con los uniformes de las escuelas de fútbol, hubo fiesta, sancochos y obsequios en los alrededores del parque y el polideportivo. “Gestionamos que los niños de Anorí pudieran participar en las eliminatorias para el Pony Fútbol. Empiezan en octubre, jugando contra otros municipios del Nordeste”, comenta Zea.

El proyecto se convirtió en un bálsamo contra la violencia en la localidad, donde no se nota el desescalamiento del conflicto promovido desde la mesa de diálogos de Cuba.

A juicio del alcalde Roldán, “parece que con los grupos de acá no hubiera unidad de mando, porque cuando en La Habana hablan del cese de hostilidades, aquí siguen ocurriendo cosas y atropellos a los campesinos. Vea que hace poco nos atacaron la Casa de Justicia, parece que no tuvieran relación de mando con el Secretariado de las Farc ni con La Habana”.

FUENTE EL COLOMBIANO

Share This