Ene 13, 2015

Enviado por

Con ayuda de un caballo rescatan un cuerpo en el río Medellín

Los carteles de se busca estaban repartidos desde el día siguiente cuando se supo su desaparición, pero lo que no se esperaban sus familiares es que al joven de 16 años lo hallarían acuchillado y en aguas del río Medellín.

El miércoles en la noche L.F.R.G. salió en su moto sin rumbo conocido por sus familiares, pero ‘Mello’, como le decían por tener un hermano gemelo, no llegó a su casa ubicada enAndalucía, en el nororiente de Medellín.

“Nosotros ya habíamos regado volantes con la foto de él porque no acostumbraba perderse”, comentó un familiar.

Y así fue, empapelaron los postes de la calle 107 con la imagen de este joven mecánico, así como en fachadas de calles cercanas a ese sector, pero solo hasta el lunes la sospecha hacía creer lo peor.

Hallazgo

Eran las 6:00 de la mañana y un hombre hacía deporte en la cancha de arenilla a la altura del barrio Villa Niza, entre las estaciones Tricentenario y Acevedo del Metro. Manifestó que vio un montón de gallinazos en la otra orilla del río Medellín y con la ayuda de otro hombre espantaron las aves tirándoles piedras.

Ahí observaron un brazo, confirmando que se trataba de una persona y no de un perro, como inicialmente creyeron.

Un caballo

Tras llamar a las autoridades, las labores de rescate del cadáver se complicaron, dado que a esa altura, la corriente del río es fuerte y no facilitaba la labor de los bomberos, que tampoco podían ir por la otra orilla, debido a que se topaban con la vía del Metro.

Pero la misma comunidad del sector facilitó un caballo, ‘Pegaso’, que apenas lleva cuatro meses en la zona, luego de que terminara abandonado y en muy mal estado.

Germán Arroyave y Luis Enrique Villa coinciden en que ellos cuidaron del equino y lo ofrecieron como medio para llegar al cadáver.

Rescate y dolor

Y así fue, con valentía un hombre conocido en la zona como ‘el Costeño’ y detrás de él un bombero, emprendieron a lomo del caballo el recorrido.

La corriente por poco los tumba un par de veces, pero la osadía del rescatista pudo más y se lanzó a las aguas y logró llegar hasta el extremo donde se encontraba el cadáver.

Eran ya las 11:30 de la mañana y eran muchos los curiosos que fueron hasta la escena y que llegaron a aplaudir cuando por fin, con la ayuda del caballo, pudieron arrastrar el cuerpo hasta tierra firme.

Ese jolgorio quedó en silencio, cuando los peritos del CTI abrieron la bolsa en la que estaba el finado y solo se oyó un grito desgarrador.

“‘Mello’, ‘Mello’. Por qué le hicieron esto si él no se metía con nadie”, decía entre lamentos una joven mujer, al confirmar la temible sospecha, de que su búsqueda, pegando volantes por los postes de Andalucía, terminaría en aguas del río, viendo a su familiar asesinado.

Se ha cerrado los comentarios

Share This