Capturan maestros en Chocó por fraude

Señalados de ser los presuntos responsables de un fraude organizado para favorecerse con una prima especial vitalicia, a pesar de no tener derecho a ella, fueron capturados 48 profesores en Chocó y cinco personas más, entre abogados y funcionarios públicos que habrían participado en el ilícito.

Los maestros que pretendían beneficiarse de la pensión fueron capturados por un equipo del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía en Quibdó (22 personas), Tadó (13 personas) e Istmina (13 personas), mientras que las restantes cinco capturas que se habrían prestado para el engaño, fueron capturadas en Quibdó (1), Istmina (2) y en Bogotá (2).

El golpe contra esta estructura criminal se logró gracias a una serie de denuncias interpuestas por los responsables de ordenar los pagos de las pensiones vitalicias a las que según lo explicó Luis González León, director nacional de Seccionales y de Seguridad Ciudadana, tienen derecho los profesores nacionalizados o territoriales que acrediten su vinculación en planteles educativos del orden municipal o departamental antes de 1981 y 20 años de servicio.

¿Cómo era el fraude?

Los profesores involucrados en la comisión del fraude se valieron de un exsecretario de Gobierno de un municipio chococano no especificado, que con la colaboración de un funcionario público actual y tres abogados más, expedían falsas resoluciones con las que acreditaban prestaciones de servicio y nombramientos que nunca se dieron.

Sin embargo, la Unidad Administrativa Especial de Gestión Pensional y Contribuciones Parafiscales de la Protección Social detectó ciertas irregularidades en los trámites realizados por quienes querían beneficiarse de la pensión de gracia, razón por la cual se puso en la tarea de investigar y recolectar información al respecto en las distintas administraciones municipales.

Las pesquisas realizadas por la Fiscalía permitieron verificar los nombramientos de los docentes efectuados entre los años 1979 y 1980, en los municipios de Istmina, Tadó y Quibdó, Chocó, lo que permitió que el ente acusador estableciera la falsedad de dichos actos de nombramiento.

Share This