Feb 10, 2015

Enviado por

Aumentan incidentes viales en barrios populares

Aumentan incidentes viales en barrios populares

Un estudio de epidemiología de incidentes viales en Medellín, realizado entre 2010 y 2014 por una estudiante de maestría de la Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, reveló que los peatones mayores de 50 años y jóvenes motociclistas residentes en barrios populares, registran los más altos índices de muertos y heridos en las vías urbanas.

El trabajo de la alumna Adriana Espinosa López, indicó que en el período analizado se registraron alrededor de 1.500 muertes en incidentes viales, con un promedio de 300 por año, la mayoría atropellados.

En cuanto a los heridos, el estudio indicó que superan los 20 mil al año, la mayoría jóvenes motociclistas entre los 15 y 29 años, pero advirtió que en ese caso se encontró un subregistro en la ciudad, por lo que puede ser más alto.

En el quinquenio analizado se estableció que el número de lesionados aumentó en un 25 por ciento con respecto al año 2010.

Al comienzo del estudio se observó que los sectores residenciales no estaban tan afectados, pero en los últimos dos años (2013-2014) se estableció que la ocurrencia de incidentes viales en esas zonas, aumentaron considerablemente.

Las mujeres vulnerables

Alerta la investigación que las mujeres, por su calidad de pasajeras de motos y peatonas, están sufriendo un mayor número de heridas no fatales, pero las pueden dejar incapacitadas u originarles una discapacidad.

También por falta de registros de hospitales y de los paramédicos que atendieron los incidentes no se verificó qué partes del cuerpo fueron las más afectadas, las edades ni la procedencia de las víctimas.

Agregó que estos registros se necesitan porque son los que les permiten a las autoridades focalizar acciones inmediatas, controles y saber en qué sectores se deben hacer las intervenciones.

El asesor de la investigación, profesor de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, Gustavo Cabrera, dijo que las políticas públicas de epidemiología por incidentes viales tienen que tener en cuenta la cantidad de motos que hoy circulan por el Valle Aburrá, en especial, en los sectores populares.

Allí, aseveró, es donde está gran parte de la inseguridad vial en la zona urbana, lo que origina que día a día crezcan incidentes por choques y atropellos, los cuales involucran, en su mayoría, las motos, vehículos estos fáciles de conseguir, económicos y versátiles que, incluso, en algunos sectores generan un estatus social y por eso hasta niños sin conocer las normas ni contar con los dispositivos de seguridad, van al volante de ellas.

Cifras contundentes

El secretario de Movilidad de Medellín, Ómar Hoyos destacó este estudio y manifestó que su despacho viene trabajando muy estrechamente con investigadores de la Universidad de Antioquia y otros claustros para poner en marcha el Plan de Movilidad Segura 2014-2020.

Opinó que las cifras de esta investigación son contundentes sobre la magnitud de este problema en el Valle de Aburrá. Los incidentes viales están afectando en mayor medida a los peatones y en la mayoría de episodios hay involucrada una moto.

Pero también se incrementan las víctimas que van como parrilleros o los mismos motociclistas., alertó.

En Medellín la motocicleta tiene una participación supremamente alta en estos indecentes. De 45.409 casos el año pasado, 26.222 tienen involucrado uno de estos vehículos. En consecuencia la moto tiene una participación del 57,7 por ciento en ellos.

El abogado experto en tránsito y transportes, Luis Carlos Díaz, recordó que desde hace 40 años se han considera do en Medellín como una epidemia los incidentes viales, ante los efectos de la movilidad insegura, por la alta tecnificación de las máquinas de hoy, que permiten mayores velocidades, el aumento del parque automotor y la facilidad económica de adquirir un vehículo.

También, dijo, hay que tener en cuenta que la infraestructura de Medellín no es la más adecuada para personas con discapacidad, los niños y personas de la tercera edad.

El experto insistió en que la ciudad tampoco está educada para los ciclistas y por eso la invasión de las ciclorrutas y el irrespeto a los cruces de estas, como ocurre en la carrera 65 con la calle San Juan donde son constantes los accidentes de tránsito.

Más información

Finalmente anotó que también hay que explicarles a los guardas y al personal médico sobre la importancia de llenar bien los formatos que permiten enriquecer las estadísticas, ya que son claves para poder diseñar políticas acertadas de prevención.

Al concluir, la investigación sugiere que Medellín tenga un observatorio de movilidad y seguridad vial, que combine los intereses de los actores públicos y privados.

El estudio recomienda para obtener el perfil epidemiológico, establecer los grupos de edades más vulnerables a los que se deben enfocar las campañas de prevención y los controles por parte de las autoridades de movilidad del Valle de Aburrá, así como de la Policía Nacional..

Se ha cerrado los comentarios

Share This