Sep 23, 2015

Enviado por

Alcance del acuerdo se medirá hoy en Caracas

Alcance del acuerdo se medirá hoy en Caracas

Los siete puntos que acordaron los presidentes Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro para aliviar la crisis en la frontera no son suficientes. Políticos y analistas estuvieron de acuerdo en que cada punto debe ser escrutado para que el acuerdo aterrice a la realidad. Por ahora, parece que se está cumpliendo. La delegación colombiana de ministros, compuesta por María Ángela Holguín, Luis Carlos Villegas, Cecilia Álvarez y Santiago Rojas, director de la Dian, confirmó que se reunirá hoy con la delegación venezolana, liderada por la canciller Delcy Rodríguez y el ministro del Poder Popular para la Defensa, Vladimir Padrino López.

Dentro de los temas urgentes a tratar, dijo el ministro de Defensa, están los “incidentes en el espacio aéreo colombiano por parte de aeronaves de Venezuela”, la operación de las mafias de contrabando y el problema humanitario por las deportaciones de Venezuela. La delegación de ministros es consciente de que la reunión entre Santos y Maduro bajó la temperatura de la crisis en la frontera pero no la resolvió: “fue una reunión muy importante para bajar la tensión. Tenemos que trabajar más en temas de cooperación bilateral, especialmente para luchar contra el crimen organizado que no respeta líneas fronterizas ni ideologías”, agregó el ministro Villegas.

Antes de viajar a Caracas, la canciller María Ángela Holguín asistió a la Cámara de Representantes para aclarar algunas dudas sobre el acuerdo entre Colombia y Venezuela. Primero, las cifras los sobre deportados en Norte de Santander se mantiene en 1.094, a los que se suman 1.361 que han sido deportados en las fronteras de Arauca y La Guajira. Se calcula, además, que cerca de 19.686 personas han abandonado Venezuela por temor. Hasta el momento se han reunificado 45 familias.

La bancada del Centro Democrático le reclamó a la Canciller por los colombianos deportados, los incidentes aéreos y el presunto asesinato de dos indígenas Wayúu por parte de la Guardia Venezolana. La respuesta de Holguín estuvo sustentada en las reuniones que ha sostenido con la Acnur, la OIT, la OIM, y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) para denunciar “las violaciones a los derechos humanos”. De hecho, se espera que la Cidh publique un informe sobre las deportaciones en la frontera en el transcurso de esta semana.

El supuesto asesinato de los indígenas ocurrió en territorio venezolano, confirmó la Canciller. “Le hemos pedido al cónsul de Maracaibo y a las autoridades una investigación (…) Ahora, los indígenas Wayúu no pueden seguir dependiendo de Venezuela, la alimentación de ellos no puede depender de Venezuela. Por eso vamos a montar un centro de acopio donde pueda distribuirse alimentos a todas las familias wayúus”.

De la reunión en Caracas dependerá el alcance de los acuerdos firmados por los presidentes. “Este último año fue un año perdido. Tuvimos 17 reuniones en las que Venezuela no les puso fecha. Es un tema de compromiso y voluntad política. Es una lucha que solos no las podremos librar. El Estado colombiano debe tomar unas medidas para no depender de Venezuela”, concluyó Holguín.

Opiniones dividas

Pese a que se generó un sentimiento de “esperanza” en la opinión pública por la reunión bilateral, el procurador general, Alejandro Ordóñez, ve con preocupación que no se aborden temas relacionados con “la política sistemática del gobierno venezolano contra los colombianos que viven en la frontera. Se debe tener claridad y energía necesaria para defender los derechos humanos. Además hay aspectos conocidos, como los vínculos de estructuras criminales colombianas con el cartel de los soles, conformado por generales y oficiales de la Guardia Nacional Venezolana”, que según él, deben ser tratados.

La opinión del senador Iván Cepeda es más optimista: “es importante que haya comenzado el diálogo entre ambos gobiernos. Lo importante es que se comiencen a dar soluciones y en este sentido la reunión es fundamental porque se fijó una agenda con esfuerzo y voluntad de ambas partes. Hay problemas neurálgicos en la frontera y este es un buen comienzo”.

El senador Armando Benedetti, del partido de la U, dice que “el presidente Santos fue el claro ganador en la reunión con Maduro. Santos advirtió que había dos modelos económicos totalmente diferentes, que Maduro había violado el espacio aéreo y que había un problema humanitario. Dijo la verdad y pudo restablecer las relaciones diplomáticas, mientras que Maduro cambió el discurso con el que venía. Esperemos que se abra rápido la frontera”.

La situación no es tan positiva como la expuso el senador Benedetti. Para Walter Arévalo, analista internacional de la Universidad del Rosario, “Colombia no aprovechó la oportunidad en Quito. Santos no hizo una suficiente defensa de la situación humanitaria en la frontera. Ahora, la reunión es positiva porque es necesario restablecer los canales diplomáticos. También es positivo que el presidente Santos no salió de la reunión con una carga de compromisos en materia de seguridad, que era lo que Maduro venía reclamando. También quedó claro que la relación entre Colombia y Venezuela sigue estando influida por el proceso de paz, y que precisamente era necesario restablecer las buenas relaciones, para que este no se viera afectado”.

FUENTE EL COLOMBIANO

Se ha cerrado los comentarios

Share This