Nov 26, 2014

Enviado por

Absolución de policía agitó la tensión racial en E.U.

Furiosas por la absolución de un policía blanco que hace cuatro meses mató a tiros a un adolescente negro desarmado en Ferguson, Misuri, miles de personas desde Los Angeles hasta Nueva York bloquearon ayer el tráfico en una jornada que comenzó el lunes en la noche cuando las autoridades dieron a conocer el fallo.

En todo el país hubo marchas con carteles y coros de “manos arriba. No disparen”, la consigna que convoca a las protestas contra las muertes causadas por los uniformados, pero en Misuri la situación comenzó a salirse de la manos del gobernador Jay Nixon, quien ordenó el envío de refuerzos de la Guardia Nacional a Ferguson, suburbio de St. Louis.

Mientras tanto, los abogados de la familia de Michael Brown, el joven de 18 años que fue abatido a tiros por el oficial Darren Wilson en agosto, condenaron el proceso del gran jurado que condujo a la decisión de no presentar cargos criminales contra el funcionario, lo que puso de manifiesto la tensa naturaleza que tienen las relaciones raciales en Estados Unidos.

Uso de la fuerza

La decisión del jurado de investigación de Missouri de no formular cargos penales contra el policía Darren Wilson es el caso más reciente sobre un incidente que puso sobre la mesa la libertad que tiene la policía para usar la fuerza, informaron medios locales.

Los estados y los departamentos de policía han establecido sus propias políticas que generalmente permiten a los agentes usar la fuerza cuando temen razonablemente un daño físico inminente. La Corte Suprema conformó las normas legales que gobiernan el uso de la fuerza cuando ratificó una decisión de 1989 de que el uso de la fuerza debe ser evaluado “desde la perspectiva de un policía razonable en el lugar”.

Desde entonces, el sistema judicial ha dado la razón con más frecuencia a los policías en la investigación del uso de la fuerza, y los fiscales y los jurados de investigación se resisten a desconfiar de las decisiones de los agentes.

“Un agente de policía no es como un ciudadano común que dispara su arma. Hay una presuposición de que es alguien que está autorizado a usar la fuerza letal, aunque correctamente”, dijo a EFE Lori Lightfoot, abogada de Chicago que solía investigar disparos policiales para el departamento de policía de esa ciudad.

Aunque la policía está autorizada a apelar al uso de la fuerza en casos extremos, Lightfoot afirmó que la impresión que tiene el agente del peligro puede ser influida firmemente por la raza de un sospechoso, particularmente en una comunidad como Ferguson, donde un departamento policial de gran mayoría blanca patrulla una ciudad de mayoría negra.

Se ha cerrado los comentarios

Share This