40% de niños entre 3 y 6 años, sin educación

40% de niños entre 3 y 6 años, sin educación

Desde hace tres años, el nieto de Ana María Vásquez asiste al hogar infantil Luceritos, en la parte alta del Doce de Octubre.

Allí, el niño recibe alimentación y enseñanzas que van más allá de conocer los colores “aprende a convivir con los niños, a no ser egoísta. Además, a los padres de familia y abuelos nos involucran, pues nos explican cómo reprenderlos”, comenta Ana María.

30.531 niños son atendidos con los programas y proyectos realizados por las entidades miembros de la Alianza por la Primera Infancia, creada en 2011 y de la cual hacen parte seis instituciones.

Entidades con décadas de experiencia como Fundación Carla Cristina, Fundación de Atención a la Niñez, FAN; Comité Privado de Asistencia a la Niñez, PAN; Fundación Las Golondrinas, Fundación Ximena Rico y Fundación Solidaria La Visitación, llegan con sus diferentes modalidades de atención a 52 municipios de Antioquia y tres de Córdoba.

Sandra María Castaño Alzate, directora ejecutiva de la Fundación Solidaria La Visitación, revela que la alianza pretende unir sinergias y conocimientos en pos de la atención de los niños, especialmente en la primera infancia. El trabajo que traspasa las fronteras del departamento busca replicarse en otras latitudes.

Gabriela Santos García, representante legal de Las Golondrinas, explica que en los primeros cinco años de la vida se forma al ser humano. Conceptuó que si se invierte de manera indicada en el ser humano, este será un joven bien educado que formará parte activa en la construcción de la sociedad.

Un buen comienzo de los menores redunda en los diferentes momentos de su vida.

La directora ejecutiva de la Fundación Solidaria La Visitación resaltó el trabajo realizado en Medellín. “Atención integral donde los niños en un espacio reciben todo lo requerido para su desarrollo congnitivo, sicosocial, nutricional; para generar buenos hábitos de vida y que en un futuro tengan las habilidades para enfrentar y mejorar sus proyectos de vida”.

No obstante, se requiere de un estudio que muestre el impacto real de los programas en los infantes. “El niño que participó en un programa determinado puede tener un desempeño distinto al que no participó. Tenemos estadísticas, en el programa Buen Comienzo, pero nos falta”, cerró Sandra María.

FUENTE EL COLOMBIANO

Share This