Ago 29, 2014

Enviado por

30 mil llantas desechadas contaminan Medellín

Cierre de la planta Mundo Limpio frenó el proceso de reciclaje. El Valle de Aburrá genera 26 mil toneladas de llantas usadas al año. Es un reto ambiental.

Unas 30 mil llantas desechadas permanecen, desde hace dos meses, en Medellín arrumadas en las empresas comercializadoras y también en el espacio público, porque la planta dedicada al proceso de reciclaje cerró.

Hernando Echeverri, gerente de Macrollantas, expresó que los empresarios no disponen de sitios para almacenar más de 500 llantas, y la planta de Mundo Limpio, ubicada en El Carmen de Viboral, a donde se enviaban para su reciclaje, cerró justo por falta de clientes.

El Valle de Aburrá genera unas 26 mil toneladas anuales de llantas en desuso y la planta cerrada recibía cerca de cuatro mil toneladas anuales, dijo Apolinar Zabala Jaramillo, representante legal del parque ambiental Mundo Limpio.

Zabala reiteró que la planta cerró por la disminución en los pedidos. El proceso en Mundo Limpio consistía en la transformación de las llantas usadas en caucho pulverizado, útil para la construcción de vías.

Bogotá era una de las plazas fuertes para el producto, pero los pedidos disminuyeron porque se construyó una planta en el municipio de Mosquera, Cundinamarca que empezó a funcionar este año.

La secretaria de Ambiente, de Bogotá, expidió una norma que obliga a utilizar un porcentaje no inferior al 5% de m2 de material reciclado, por cada contrato, en las obras de infraestructura de transporte urbano que se construya, explicó, Elmer Cardozo, coordinador grupo posconsumo Llantas, Andi. Los porcentajes varian anualmente hasta llegar al 25%

El parque ambiental Mundo Limpio, dedicado a actividades de descontaminación, tiene una planta con capacidad para producir entre 300, 350 toneladas de polvo para asfalto modificado con caucho a partir de unas 420 toneladas de llantas cada mes. Pero la demanda del producto final no llega a las 100 toneladas mensuales.

“Al no tener Mundo Limpio una importante demanda del mercado, la empresa restringe la recepción de las llantas y por ello se están acumulando en Medellín. Estamos volviendo a la situación que se vivió hace más de cinco años”, aseveró Zabala.

La planta está cerrada hace dos meses. Genera 30 puestos de trabajo. Por ahora no ha despedido empleados.

Soluciones
Los empresarios, agremiados en Fenalco, tratan de estimular la demanda del producto reciclado. Dicen que han tocado puertas en empresas pavimentadoras y en firmas que trabajan con asfaltos.

El problema se tratará en el cuarto Congreso de Responsabilidad Social, del 5 de septiembre, organizado por Fenalco. La idea es sensibilizar al empresariado, dijo Echeverri.

Se ha cerrado los comentarios

Share This