jul 24, 2017

Enviado por

Venezuela calibra Constituyente.

Venezuela calibra Constituyente.

Despotricar o alabar la Asamblea Nacional Constituyente, a la que Nicolás Maduro llamó en Venezuela parece ser la estrategia que usan y rehúsan líderes de oposición y chavistas en Venezuela. Con ello logran reforzar la esencia de sus ideas políticas en una nación dividida y encontrar aliados dentro y fuera del país para alistar la batalla que se avecina, el 30 de julio próximo, cuando el mandatario definió que se elegirán los constituyentes, sin haber consultado antes a la población, como lo define la Constitución de 1999.

Aferrados a las ideas del fallecido Hugo Chávez, lo que sostienen quienes están del lado oficial es que la Carta Magna vigente se interpreta mal, y el Gobierno es libre de llamar a un cambio de Constitución que, de una forma u otra, será consultada con los venezolanos cuando elijan a quienes los van a representar en esa nueva Asamblea.

La argumentación del chavismo es un improperio para los miembros de la oposición, que aferrados a la norma, insisten en que el llamado pasa por encima de la Constitución, no resuelve los problemas que afronta el país y pone a tambalear como nunca la democracia.

A este debate se sumaron con vehemencia manifestantes en las calles (ver Radiografía) y líderes de todo el mundo: Mientras Donald Trump amenazó con “fuertes acciones económicas” si Maduro persiste en su idea, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, hizo una advertencia similar y a ésta han seguido desde Juan Manuel Santos hasta Angela Merkel.

Si en el exterior la Asamblea Nacional Constituyente pintó un infierno para defensores de la democracia y académicos, en territorio venezolano polarizó como nunca a ese país. No obstante, las voces de quienes realmente se impactan por cualquier buen o mal paso que dé esa nación, se pierden entre el eco de las protestas y las afrentan entre adversarios políticos.

¿Qué pasará en los sectores rurales si las normas sobre la tenencia de tierras y la producción varían con una nueva Constitución?, ¿qué piensan los indígenas de que tengan que volver a plantear sus urgencias en una constituyente, como lo hicieron en 1999?, ¿qué temen los pacientes de enfermedades de alto costo cuando se prevé que el sistema de salud podría experimentar más cambios?, ¿qué piden maestros y profesores?, ¿por qué los artistas se asustan de perder aún más escenarios de expresión?, ¿perdió el temor la iglesia de expresarse sobre los planes de Maduro? Aquí las respuestas de esos ciudadanos comunes que votarán o protestarán el 30 de julio.

FUENTE EL COLOMBIANO.

Se ha cerrado los comentarios

Share This