may 10, 2017

Enviado por

ROJAS PINILLA, EL MILITAR QUE CAYÓ EN UNA HUELGA HACE 60 AÑOS

ROJAS PINILLA, EL MILITAR QUE CAYÓ EN UNA HUELGA HACE 60 AÑOS

Lo que empezó como un Gobierno militar transitorio pactado para 12 meses, a partir de junio de 1953, cuando depuso al presidente Laureano Gómez, se extendió hasta el 10 de mayo de 1957, y pudo haberse ido hasta 1962, si no es porque el país entero se paralizó un día como hoy, hace 60 años.

El general Gustavo Rojas Pinilla, el primer mandatario que los colombianos vieron por televisión, no tuvo otra vía que ceder el poder a una Junta Militar, mientras se restablecía la democracia, un compromiso que él no logró, luego de asumir el poder, en medio de la sangrienta violencia bipartidista.

Si bien las víctimas se redujeron, inició la despolitización de la Policía, creó el Sena y el Banco Agrario y se ejecutaron importantes obras de infraestructura y varias guerrillas se desmovilizaron, el costo institucional fue alto.

¿Cuál fue su legado?
Germán Valencia, del Instituto de Estudios Políticos de la U. de Antioquia, manifestó que Rojas irrumpió en el sistema democrático tradicional, y que aunque es calificado como un “cisne negro”, su mandato fue tan bueno que tuvieron que desprestigiarlo y tumbarlo.

“Tuvo propuesta que gobiernos progresistas anteriores y posteriores no lograron sacar adelante en modernización del país. La clase política, religiosa y empresarial, que lo acompañó al inicio, temió que no se mantuviera la división de poderes y las fuerzas armadas como subalternos”.

Andrés Felipe Bernal, de la Escuela de Gobierno de la U. Sergio Arboleda, dijo que, si bien durante el mandato de Rojas, considerado para muchos un golpe de opinión más que una dictadura, permitió una transición tutelada de la época de la violencia, pasando por la junta militar hacia el Frente Nacional.

“Este último diseño permitió, por un lado, apaciguar la violencia partidista que reinaba en el país, pero a su vez excluyó la participación política de muchos otros actores que generarían nuevas dinámicas de violencia en Colombia”.

Rojas echó mano del patriotismo y el nacionalismo para cohesionar la sociedad, estimuló los programas de las Escuelas Radiofónicas de Sutatenza, construyó el aeropuerto El Dorado, el Hospital Militar, la calle 26 (Bogotá), la autopista entre Bello y Caldas (Antioquia), entre otras.

Las libertades en riesgo

El gobierno de Rojas demostró que, según Carlos Arias, docente de la Maestría de Comunicación Política de la U. Externado, las dictaduras militares traen vulneración a las libertades individuales y derechos fundamentales.

“El ejercicio autoritario, a pesar de conllevar hitos en infraestructura, es nocivo para la democracia, porque limita el pluralismo. Fue la única dictadura del siglo XX y trajo consigo constreñimiento a la libertad de prensa, ocasionando cierres en El Tiempo, El Siglo y El Espectador”.

Según Ignacio Arizmendi Posada, exdecano de Comunicación Social de la U. Bolivarina, EL COLOMBIANO sufrió censura por ser el único medio que informó sobre la masacre de la Plaza de Toros en Bogotá, cuando los asistentes no aclamaron el régimen.

El historiador Darío Acevedo, docente de la U. Nacional, le abonó a Rojas que, en lugar de sacar los tanques militares a la calle, el día de la huelga general, como se lo sugirieron algunos generales, dimitió para evitar más violencia.

En 1970 intentó ser presidente de Colombia, con su movimiento la Anapo, pero fue derrotado o .asaltado.

FUENTE EL COLOMBIANO.

Se ha cerrado los comentarios

Share This